La morosidad en las comunidades de propietarios suma 5,96 millones

Los bancos deben dos millones de euros en la provincia de Segovia por inmuebles de su propiedad a pesar de que en 2014 la deuda se redujo ligeramente respecto al año anterior

0

Los niveles de impago por morosidad soportados por las comunidades de propietarios de la provincia se redujo ligeramente el año pasado, un 0,67 por ciento, en contra de la tendencia tanto autonómica como nacional, que siguió incrementándose. A pesar de todo, la morosidad alcanzó una cifra conjunta de 5,96 millones de euros, de los que dos millones corresponden a bancos.

Así lo indica el último Estudio Global sobre la Morosidad en Comunidades de Propietarios elaborado por un observatorio dependiente del Colegio General de Colegios de Administradores de Fincas de España, dado a conocer este mes de julio.

La evolución de esta morosidad en los últimos años en Segovia ha sido la siguiente: en 2012 ascendía a 5 millones de euros para aumentar de forma importante en 2013 hasta situarse en 6 millones y descender el año pasado a la citada cifra de 5,96.

Con todo, la provincia es, después de Soria y Teruel y las dos ciudades autónomas, la que registra la deuda total más baja de toda España. También es una de las nueve provincias españolas en las que la morosidad que afecta a las comunidades de propietarios ha descendido en el último ejercicio.

El citado Observatorio de las Comunidades de Propietarios corrobora que las entidades financieras siguen adjudicándose inmuebles y su comportamiento, en cuanto a los pagos de las cuotas de comunidad, se caracteriza por el sistemático retraso, atendiendo a los mismos cuando es necesario para la transmisión del inmueble a terceros o, en su caso, cuando son objeto de reclamación del pago por parte de las comunidades de propietarios.

Este último informe concluye que en 2014 la morosidad en comunidades de propietarios se encuentra prácticamente dividida en dos grandes grupos; un 51 por ciento que no paga porque no puede o encuentra una gran dificultad, y los que, representado a entidades financieras, sociedades inmobiliarias y morosos profesionales o intencionales no pagan disponiendo de recursos para ello (el 49 por ciento restante).

En el conjunto del Estado, en 2014 esta morosidad en las comunidades ascendió a 1.854,71 millones de euros, lo que indica un aumento del 3,15 por ciento en relación con 2013. En Castilla y León, donde se registraron descensos en cuatro provincias, incluyendo Segovia, el incremento autonómico fue del 1 por ciento, según la misma fuente.

El estudio se ha realizado a través de un sistema directo de encuestas contestadas por los administradores de fincas colegiados y por presidentes de comunidades de propietarios.