La liberalización de la tarifa eléctrica no conlleva ahorro, según los consumidores

La asociación de amas de casa de Segovia recomienda leer los bien los contratos antes de firmarlos con las nuevas compañías

0

Las principales organizaciones de consumidores aseguran que la liberalización de las tarifas eléctricas, que se pondrá en marcha mañana miércoles, día 1 de julio, no va a suponer un ahorro en las facturas. Además mantienen que el proceso ha supuesto demasiadas incógnitas y dudas para los clientes.

Los consumidores domésticos de menos de 10 kilovatios (kW) pueden elegir entre una Tarifa de Último Recurso (TUR) y una comercializadora en el mercado libre. El precio de la nueva TUR, que sustituirá a las tarifas integrales, será fijado hoy por el Ministerio de Industria, y las fuentes consultadas no prevén bajadas, sino subidas moderadas, ya que «todo parece indicar que se aprovecharán las caídas en los costes eléctricos para aumentar los peajes y reducir el déficit de tarifa».

En este contexto, los consumidores recomiendan esperar unos meses antes de buscar comercializador en el mercado libre y lamentan que las ofertas actuales apenas supongan descuentos del 2%. Además, piden más información al usuario y que se aclaren cuestiones como el nuevo bono social.

Según un comunicado enviado por la Asociación de Amas de casa, Consumidores y Usuarios de Segovia, es preciso “compara la tarifas propuestas por diferenes comercilizadores, leer detenidamente las condiciones del contrato antes de firmarlo, y exigir el documento escrito.

Por otro lado, Facua ha advertido de que cientos de miles de usuarios de pequeñas distribuidoras eléctricas serán dados de alta, lo quieran o no, en comercializadoras que no les permitirán disfrutar del bono social, y ha presentado denuncias ante las autoridades de Consumo de las diecisiete comunidades autónomas y el Instituto Nacional de Consumo (INC) del Ministerio de Sanidad y Política Social por este asunto. También podría recurrir a Bruselas, señala.

Por su parte, la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) manifiesta su «disconformidad con la forma en la que se está desarrollando la liberalización del sector eléctrico», y ha denunciado la «escasa y amenazante» información que se le ha suministrado a los clientes domésticos. Para la Unión de Consumidores de España (UCE), el proceso se ha realizado sin garantías suficientes para el consumidor, por lo que pide un contrato tipo.