La inversión en las obras de la Ceca superará los 9 millones de euros

Los descubrimientos arqueológicos y los problemas estructurales en uno de los edificios harán que los trabajos finalicen con casi dos años de retraso. El Ministerio encargará un estudio sobre las medidas necesarias para minimizar el riesgo de inundaciones por crecidas del río Eresma.

0

Cuando se cumple el tercer aniversario del inicio de las obras de rehabilitación de la Casa de la Moneda, construída por Juan de Herrera, entre 1583 y 1588, por orden de Felipe II, nadie se atreve a aventurar una fecha de finalización de los trabajos. “Los trabajos van bien, pero lentos”, apuntó hace solo tres meses el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes. Nadie duda de la complejidad de una obra que persigue reconstruir el conjunto de edificios de ingeniería industrial más antiguos que se conservan en el mundo, según los expertos. El reto no queda ahí, puesto que, tras la rehabilitación, el objetivo es que el Real Ingenio albergue un espacio museístico capaz de reproducir aquella maquinaria original que en el siglo XVI suponía el método de fabricación más sofisticado practicado hasta entonces, germen, con tres siglos de antelación, de la Revolución Industrial.

Un hecho es innegable. Con respecto a los planes iniciales de las tres administraciones implicadas en el proyecto —Ministerio de Vivienda, Junta de Castilla y León y Ayuntamiento —las obras acabarán con un notable retraso y con una inversión que se disparará a casi 9 millones de euros; muy por encima de los 6,1 millones que reflejó el primer protocolo suscrito por las instituciones.

De haberse cumplido el plazo —de 25 meses— que marcaba el proyecto original, del que es autor el arquitecto Eduardo de la Torre, las obras tendrían que haber concluído en marzo de 2009. En estos momentos, las previsiones más optimistas indican que las obras en el Real Ingenio podrían concluir el próximo verano, tras 42 meses de obras, con un retraso de 18 meses. No obstante, el Ministerio aceptó una prórroga del contrato con la empresa adjudicataria, Volconsa, que expira en diciembre de este año. Si se agotara el plazo, las obras concluirían con un retraso de dos años.

¿Por qué tanto retraso?. “La obra va a su ritmo, pero es que está siendo un trabajo complicado”, asegura la concejala de Patrimonio Histórico, Claudia de Santos. Y añade: “El proyecto inicial era casi un plan director, un documento orientativo, pero en una obra de estas características, quien manda es la arqueología”.

Y es que la tardanza se explica en los descubrimientos arqueológicos que obligaron a modificar el proyecto para ajustarse a la realidad de los diferentes edificios que conforman el complejo de la Ceca. También los retrasos se han debido a los problemas estructurales detectados en uno de los edificios del recinto, la antigua fundición, que será el inmueble destinado a usos culturales. Y hay quien apunta también que las inundaciones que sufrieron las plantas bajas del inmueble, en enero de 2009, como consecuencia de una riada extraordinaria del Eresma, también han contribuído a una cierta ralentización de las obras.