La Guardia Civil desarticula una banda que robaba en viviendas en construcción

Los delincuentes habían llevado a cabo robos de calderas y radiadores en casas construidas en La Lastrilla, Bernuy de Porreros, Torrecaballeros y Espirdo

5

La Guardia Civil ha detenido en Madrid a veinte personas -16 rumanos, tres moldavos y un ruso- integrantes de una banda especializada en el robo de calderas y radiadores de viviendas en construcción, parte de ellas en Castilla y León, que después vendía en Rumanía y otros países del este de Europa mediante empresas ilegales de transportes.

El valor de todo el material sustraído en viviendas de las provincias de Zamora, Guadalajara, Salamanca, Albacete, Toledo, Madrid, Ciudad Real, Valladolid y Segovia, podría alcanzar los cinco millones de euros.

En una sola noche, la banda llegó a desmontar de una urbanización de Leganés (Madrid), 41 calderas, 200 radiadores, 29 vitrocerámicas y otros tantos hornos de las viviendas en obras.

Entre los efectos intervenidos en la operación “Barro”, se encuentran 190 calderas, 1219 radiadores, 21 hornos, 100 grifos, 18 vitrocerámicas, 8 televisores, 11 ordenadores y más de 20.000 euros en efectivo; siendo necesario el empleo de cuatro camiones para el traslado del material incautado.

Según ha informado la Guardia Civil, la operación se inició cuando se detectó a finales del año pasado un importante aumento de robos en viviendas en construcción próximas a su entrega.

Lo primero que hacía la banda era localizar los puntos susceptibles de cometer los robos y se desplazaban hasta el lugar en coches de segunda mano que adquirían a nombre de mujeres de nacionalidad rumana sin relación alguna con los integrantes. Seguidamente se introducían en las obras y se apoderaban de las calderas de calefacción, los radiadores, las vitrocerámicas, los hornos y la grifería, no dudando en desmontar el material en aquellos lugares donde ya estaba instalado.

Posteriormente, contactaban con tres receptadores, a los que se les ofrecía el material y a modo de subasta se lo adjudicaban al mejor postor.

Las investigaciones dirigidas por el Juzgado de Instrucción número dos de Zamora, han sido llevadas a cabo por unidades de la Guardia Civil de Zamora, Madrid, Segovia y de la Unidad Central Operativa, apoyados por el Grupo de Reserva y Seguridad de Madrid.