La Fundación Carlos III nombra miembro de honor a la Academia

El presidente de la Fundación Carlos III, Carlos Escudero de Burón, entregó ayer un Diploma que refleja el nombramiento de socio de honor a la institución militar

154

“No existe mayor honor para un artillero que formar parte de la institución cuyo nombre fue el elemento inspirador de la Academia de Artillería”, estas fueron las palabras que el general director del Real Colegio de Artillería, Alfredo Sanz y Calabria, reflejó en el libro de actas de la Fundación Carlos III, tras el nombramiento de la institución militar como miembro de honor de la Fundación.

En un acto celebrado en las dependencias de la Academia de Artillería, el presidente de la Fundación Carlos III, Carlos Escudero de Burón, explicó que la Junta del Patronato acordó otogar este nombramiento al centro de formación de cadetes segoviano, el más antiguo de Europa, con motivo del 250 aniversario de la institución y como reconocimiento a su “extraordinaria historia”.

La Fundación Carlos III es una entidad dedicada a promover y organizar congresos, simposios, cursos, seminarios, coloquios, conferencias y reuniones orientadas al fomento de las actividades culturales. Entre los miembros de su Patronato se encuentra el actual director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, ex jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME), artillero y muy vinculado con Segovia.

El presidente de la Fundación Carlos III hizo a entrega de un Diploma acreditativo a Sanz y Calabria y destacó la importancia de la Academia de Artillería desde su inauguración el 16 de mayo de 1764. Escudero de Burón hizo hincapié en la “labor realizada en los aspectos científicos”, así como en la formación de hombres y mujeres, cuyas aportaciones han sido claves en la ingeniería y la ciencia.

Por su parte, Sanz y Calabria agradeció, en nombre de la institución, un reconocimiento que “proviene de la sociedad civil para la labor de una institución cuyo inspirador fue el mismo Carlos III”.

En palabras del director de la Academia, “una institución empeñada en mantener el rigor científico, el amor por el trabajo bien hecho, la lealtad, y el gusto por la innovación, desde su origen”, dijo. Razones que contribuyen a “construir una innovación que perdure en el tiempo”, sin obviar la tradición de dos siglos y medio de historia, porque “hay que saber de dónde venimos para saber dónde queremos llegar”, apuntó.

Por ello, la designación como miembro de honor de una Fundación de naturaleza no militar lo convierten, según Sanz y Calabria, “en una sorpresa”. Para el general, “es muy reconfortante sentir ese calor de la sociedad civil para unas Fuerzas Armadas, tratadas, a veces de forma injusta”. Además, trasladó el compromiso de la Academia para con la Fundación y su intención de colaborar “en lo que sea menester”.

Por último, la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, agradeció el nombramiento y afirmó que “sin la Academia, la ciudad no sería la misma” por lo que deseó su continuidad “por muchos, muchos años”.