La epidemia de la gripe adelanta su aparición y eleva la presión asistencial

El Servicio Territorial de Sanidad recuerda que aún hay dosis para vacunar a las personas que así lo recomiende su médico y desaconseja el uso de antibióticos para abordar el virus

16

Este invierno la gripe no la han traído los Reyes Magos porque se ha adelantado Papá Noel con el ‘regalo’. La epidemia gripal ha anticipado su presencia en los hogares segovianos, tres semanas con respecto a la tónica general de otras temporadas, y ha comenzado a aumentar la actividad en los centros de salud y en el Hospital General, tal y como han confirmado el jefe del Servicio Territorial de Sanidad y Bienestar Social, César Montarelo y el presidente del Colegio de Médicos de Segovia, Enrique Guilabert. “Hay servicios que llevan días sobrecargados”, comenta Enrique Guilabert asegurando que en el servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) “hay guardias en las que no han podido parar ni un minuto”. Enrique Guilabert se refiere a los turnos del pasado fin de semana cuando empezaron a despuntar los efectos de la gripe.

La presencia del virus de la influenza (como se conoce también a la enfermedad de la gripe) ya ha superado el umbral epidémico en Castilla y León al rebasar la tasa establecida en 50 casos por cada 100.000 habitantes. En concreto, en Castilla y León la semana del 19 al 25 de diciembre—la última con datos cerrados— se registró una tasa de 149 casos por 100.000 habitantes; una actividad que se considera baja pero que tiene tendencia ascendente, según explica el jefe Servicio Territorial de Sanidad que anuncia al menos dos semanas de subida. César Montarelo recuerda que los gráficos de la incidencia de la gripe forman cada año el dibujo de una campana y “se está empezando a trazar la línea de ascenso”.

Si el pasado año Segovia vivió una gripe tardía—no apareció hasta finales de enero—este año tiene una epidemia temprana, ya que ha adelantado su aparición. “Desde el año 2009 no se había adelantado a mediados de diciembre”, dice Montarelo. “Pero ya se sabe —añade haciéndose eco del dicho que usan epidemiólogos y médicos— la gripe si no la trae los Reyes Magos la trae Papá Noel”.

Los virus detectados este invierno son de tipo A subtipo H3N2, según los últimos datos recogidos por la Red Centinela Sanitaria. El jefe del Servicio Territorial de Sanidad asegura que de los 101 casos acumulados en el registro de los médicos centinelas, 97 fueron de personas no vacunadas y los cuatro restantes de vacunados. Por tramos de edad, el grupo más afectado fue el de niños de entre cero y 14 años, con 47 casos registrados. A continuación se situaron los adultos de entre 15 y 64 años, con 45 casos. Por su parte, entre las personas de entre 65 hay nueve casos y de ellos nueve son personas que no estaban vacunadas. “Esto significa que la vacuna está protegiendo”, remarca César Montarelo recordando que hay dosis antigripales disponibles en los centros de salud y en el Servicio de Sanidad para seguir administrándolas “si los médicos así lo recomiendan”.

Vacuna sí, antibióticos no La campaña de vacunación frente a la gripe acabó el día 23 de diciembre de 2016 pero la Consejería de Sanidad aún no ha dado la orden de retirada de las dosis restantes. A la vez que remarcan la eficacia de la vacuna como medida preventiva, Enrique Guilabert y César Montarelo, subrayan que usar antibióticos es contraproducente ya que no combaten los procesos víricos y con su abuso se genera resistencia y pérdida de eficacia para cuando verdaderamente se necesitan.

“El uso de antibióticos cuando el médico no lo ha prescripto es un error tremendo”, dice el presidente del Colegio de Médicos de Segovia.