La Diputación se encargará del depósito de los cuadros de los pintores pensionados

Las obras se guardarán en ‘Quitapesares’ y podrán ser utilizadas por la Academia de San Quirce y otras instituciones con fines culturales

6

La Diputación se encargará del depósito y conservación de las obras que anualmente ceden a la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce los artistas participantes en el Curso de Pintores Pensionados, cuya nueva edición se inaugura hoy lunes.

Así lo contempla el contrato de comodato suscrito esta pasada semana por el presidente de la institución provincial, Francisco Vázquez, y el director de San Quirce, Rafael Cantalejo, con el fin de garantizar una adecuada guarda de los cuadros que en la actualidad custodia la Academia, al entender ambos organismos que la Diputación cuenta de los medios técnicos precisos para acometer el depósito de los mismos. En el acto de la firma estuvo también presente la diputada de Cultura y Juventud, Sara Dueñas.

La Diputación viene colaborando desde hace muchísimos años con la Real Academia de San Quirce y de forma especial con el Curso de Pintores Pensionados, una de las actividades culturales más importantes y también de las más antiguas de cuantas se celebran a lo largo del año en Segovia.

Además de encargarse del depósito y conservación de los cuadros de los pintores pensionados que le entregue la Academia, la Diputación, como comodataria, podrá usar los mismos en actividades culturales para beneficio de los ciudadanos.

Los cuadros se conservarán en la Finca de Quitapesares. De su traslado hasta allí se encargará la Diputación, que también los incluirá en un seguro de responsabilidad civil con arreglo a la valoración efectuada por la propia Academia.

La Academia y otras instituciones, con la aquiescencia del comodante, podrán también utilizar con carácter cultural los cuadros depositados, siendo a costa del beneficiario de dicha cesión el coste del transporte y manipulación de las obras de arte.

En 1950 los Cursos de Pintores Pensionados se establecen en la ciudad de Segovia, en Palacio Quintanar, cuyo edificio había sido adquirido por el Ministerio correspondiente para este tipo de actividades y que ya era sede de los Cursos de Verano para Alumnos Extranjeros

Desde entonces, el número de pintores pensionados que han estado en Segovia pintando su paisaje a lo largo de estos más de 60 años de existencia supera el millar y entre ellos se encuentran destacadas figuras de la pintura española moderna y contemporánea, lo que convierte al curso en uno de los acontecimientos culturales más importante en la historia de la ciudad y de la Comunidad de Castilla y León.

Los dieciséis alumnos que este año participan en el Curso de Pintores Pensionados tienen ahora por delante veinte días de aprendizaje constante, con conferencias y paseos por los paisajes que tienen tanto la ciudad de Segovia como su provincia, que les servirán para inspirarse y ser objeto de las obras que pintarán en el Palacio de Quintanar. Las mejores de ellas se expondrán y premiarán a la finalización del curso.