La dependencia, reto futuro

La estructura demográfica de la provincia anuncia un incremento de la proporción de mayores.

3

El principal rasgo que conlleva la proyección demográfica de futuro de la sociedad segoviana es el progresivo envejecimiento de la población, tanto por el aumento de la esperanza de vida como por la reducción del número de nacimientos.

Ello supone que la tasa de dependencia es cada vez más acusada, de modo que por cada persona en activo hay más pensionistas. Pero además se da otra circunstancia, y es que el número de ancianas supera cada vez más al de ancianos. A los 80 años, el número de mujeres dobla al de hombres.

Las diferencias son especialmente acusadas en los pequeños pueblos de la provincia, donde no resulta extraño encontrar municipios donde no resida ningún menor de 15 años y en cambio viva medio centenar de ancianos.

La pirámide poblacional de la provincia de Segovia (representada en los gráficos superiores con la línea negra) desvela que la mayor parte de la población tiene entre 40 y 50 años de edad. En las franjas inferiores hay menos porcentaje de población, y el número de niños es cada vez más reducido.

De los gráficos correspondientes a los municipios segovianos de más población, destaca El Espinar, donde los menores de cinco años supera el 3,5 por ciento del total. Por el contrario, en el resto de municipios no llegan al 3%. Únicamente algunas localidades residenciales de la zona metropolitana de Segovia capital mantienen una pirámide poblacional clásica, con una proporción de niños superior a la del resto de edades superiores.