La Delegación de la Junta en Segovia anima a vacunarse antes del próximo día 3

Javier López-Escobar se vacuna para dar ejemplo a los ciudadanos de la provincia.

2

La Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León anima a los ciudadanos a vacunarse contra la gripe y recuerda que pueden hacerlo hasta el 3 de diciembre. El propio delegado en la provincia de Segovia, Javier López-Escobar, se ha vacunado en el Servicio Territorial de Sanidad y después ha insistido en que los segovianos que todavía no lo han hecho pidan cita para recibir la correspondiente vacuna en su centro de salud.

La actual campaña de vacunación contra la gripe y el neumococo para la temporada 2014-2015 comenzó el pasado 20 de octubre y se prolongará hasta el próximo 3 de diciembre. Pasado el ecuador de la campaña, López-Escobar acudió ayer al Servicio Territorial de Sanidad para vacunarse y dar ejemplo, con la esperanza de contribuir a que otros ciudadanos se incorporen a esta medida de prevención.

La Consejería de Sanidad insiste en la importancia de vacunarse contra el virus de la gripe para evitar el agravamiento de otras patologías y la mortalidad relacionada con esta afección. La elevada cobertura vacunal alcanzada durante los últimos años es una garantía para la protección de la salud de los ciudadanos.

En la provincia de Segovia se han distribuido 36.000 dosis de vacuna frente a la gripe, de las que 21.000 son de vacuna antigripal reforzada para personas de 70 años o mayores; 14.000, de vacuna de cultivo celular; y 1.000 son unidades fraccionadas, para los menores de edad.

Las vacunaciones sistemáticas, como las de la gripe y el neumococo, constituyen una intervención sanitaria eficiente de gran repercusión para la prevención de enfermedades infecciosas que pueden afectar los ciudadanos, según sostienen desde Sanidad.

Son, por tanto, la principal medida preventiva, ya que no sólo protegen a las personas inmunizadas sino que, al limitar el contagio entre individuos, dificultan la transmisión de la enfermedad entre personas no vacunadas.

La Consejería, a través de los centros de salud, ofrece ambas vacunas de forma universal, voluntaria y gratuita a las personas a las que estas están recomendadas, bien para prevenir complicaciones graves —que en algunos casos pueden llegar a ser mortales— en su estado de salud y en las dolencias de base previas, o bien para evitar que puedan contagiarse por el consecuente peligro de transmisión a otros grupos poblacionales, con el perjuicio social por bajas laborales o por el riesgo de su actividad que podría ocasionarse