La cultura de la igualdad se cultiva en la escuela

La presidenta de las Cortes regionales participa en el Colegio Cooperativa Alcázar en un acto contra el maltrato machista

48

En la fachada del Colegio Cooperativa Alcázar de Segovia hay instalado un gran panel de color morado con la imagen de una máscara blanca, en el que se puede leer: “Estamos contra la violencia de género. NO al maltrato, a los golpes, a los insultos, al acoso sexual, a las amenazas, a las violaciones, a la indiferencia”. Es el pronunciamiento de una comunidad educativa que ayer representó a todos los centros de enseñanza de Segovia en un acto llevado a cabo con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se celebra en todo el mundo el próximo sábado 25 de noviembre.

De forma simultánea, 4.500 alumnos y profesores de todas las provincias de Castilla y León en nueve centros educativos llevaron a cabo una ceremonia en la que se puso de manifiesto la solidaridad con las mujeres que sufren la violencia machista y la necesidad de cultivar la cultura de la igualdad en las escuelas. La presidenta de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente, así lo puso de manifiesto al participar en los actos desarrollados en las instalaciones del colegio Cooperativa Alcázar. También asistió el director de Recursos Humanos de la Consejería de Educación, Jesús Manuel Hurtado, junto a representantes de las principales instituciones segovianas, de los departamentos de Familia y de Educación y un amplio grupo de directores de colegios e institutos de la ciudad. Pero los verdaderos actores fueron los 430 alumnos de entre 3 y 16 años de la ‘Cooperativa’ que lograron impactar a todos los invitados a través de distintos montajes y escenografías en los que recordaron que las heridas y el sufrimiento de cada una de las víctima de la violencia de género “son de todos” y quedan marcadas en la sociedad, tal y como señaló la estudiante de 4º de la ESO, Amanda Blanco.

Poco antes de iniciar los actos, Silvia Clemente, manifestaba que la educación es una herramienta fundamental para que los chicos adquieran el valor del respeto y puedan “llevar imbricado en su ADN el concepto de la igualdad”. La presidenta de las Cortes de Castilla y León cree que fomentar la “cultura de la igualdad” en las aulas “permite mirar al futuro” y ver una sociedad con mayor bienestar en Castilla y León. Entiende que es en este ámbito donde se pueden eliminar estereotipos sexuales que aún se mantienen en la sociedad. Por el contrario, Silvia Clemente considera que es más difícil corregir comportamientos discriminatorios en los hombres adultos, que “no han sido educados plenamente” en el concepto de igualdad. “Ahí —declaró la presidenta del Parlamento regional—hacen falta medidas de protección, todas las medidas posibles para que las mujeres no sufran violencia”. Silvia Clemente remarcó que “todos los casos de muerte tienen nombres y apellidos” y lamentó que el pasado año fueron denunciados más de 4.700 delitos de agresiones físicas, sexuales, verbales o maltrato psicológico.

El director de Recursos Humanos de la Consejería de Educación de la Junta, Jesús Manuel Hurtado, expuso el desarrollo de planes de igualdad y de convivencia en los colegios de la Comunidad para que “los chavales desde muy pequeños tengan adquirida la competencia de igualdad de mujeres y hombres” porque es necesario que lo vivan, lo asuman y lo interioricen desde niños. Es el camino para que “desaparezca esta lacra social”, señaló Hurtado.

Máscaras blancas Los actos desarrollados en el Colegio Cooperativa Alcázar provocaron ternura y simpatía al ver a los pequeñines de Infantil enfundados en petos morados ocupar el patio de recreo; fuerza y esperanza al escuchar el compromiso de los adolescentes de contribuir a erradicar la discriminación, y dolor y rabia al asistir a una escenografía en la que trabajadoras, alumnas y profesoras del centro hacían presentes a todas las mujeres a las que el machismo ha arrancado la vida este año. Uno por uno se fueron pronunciando sus nombres mientras en una pared se mostraban noticias de cada asesinato e iban descendiendo respetuosamente por las escaleras del colegio las actrices vestidas de blanco y portando una máscara, hasta completar un conmovedor mosaico de la tragedia. En el vestíbulo, Amanda Blanco dio lectura a un manifiesto, acompañado de música de violín y se repartieron marcapáginas de “mariposas por la igualdad”.

Después, todos los alumnos del centro se reunieron en el patio para cantar la canción de Diego Torres ‘Igualdad’. Los alumnos de Infantil hicieron sonar 50 campanas en recuerdo de las mujeres víctimas de violencia de género y todos los estudiantes, con las mochilas moradas que se les han entregado desde la Junta, han conformado un lazo gigante. Los actos repetidos en todas las provincias han sido impulsados por las consejerías de Familia e Igualdad de Oportunidades y de Educación.