“La beca de los pintores es una inversión fantástica”

MANUEL PARRALO DORADO Catedrático de Pintura, director del Curso de Pintores Pensionados

4

El pintor Manuel Parralo Dorado (Fregenal de la Sierra, 1945), catedrático de Pintura de la Facultad de Bellas Artes de Madrid, donde ha ejercido de decano los últimos ocho años, dirige el Curso de Pintores Pensionados, por el que siente una gran pasión y al que considera como un acontecimiento cultural muy importante para Segovia: “Es un lujo (…) los alumnos serán mensajeros de algo que han vivido aquí muy bonito, en una ciudad que luego describen”, afirma en una entrevista donde reitera que esta beca tiene su sitio propio y el mérito de que no se la ha dejado morir.

¿Cómo contempla el Curso de Pintores de Segovia, la beca que ha superado ya los cincuenta años?

Es una experiencia fantástica y además la continuidad de un proyecto que viene de muy antiguo. Una beca prestigiosa, por la que han pasado grandes pintores y con un pasado glorioso. Para todos los alumnos es una experiencia inolvidable.

La riqueza que conlleva el hecho de compartir este tiempo de trabajo aquí, desde distintos planteamientos, porque los alumnos proceden de todas las facultades de España, incluso del extranjero, con alumnos de las facultades de Atenas y de París.

¿Pero realmente cual es el secreto del éxito?

Es muy enriquecedor el hecho de intercambiar experiencias y miradas diferentes. Da gusto ver a los alumnos con qué entusiasmo enfocan el trabajo y se entregan a preguntar al paisaje y a la naturaleza de Segovia

Es un paisaje que la mayoría descubre por vez primera y están todos encantados. Es una suerte que pueda existir una beca como esta, que es única en España, sin duda la más antigua, con un prestigio absolutamente acreditado. Por aquí han pasado pintores tan prestigiosos como Timoteo Pérez Rubio, Joaquín Valverde, Alcorlo, Carmen Lafont, Genovés… Una larga lista de pintores actuales, verdaderos maestros.

¿Que representa el paisaje en la pintura?

El paisaje tiene un valor innegable a pesar de que en un cierto momento se menospreciaron los géneros, olvidando que fue a partir de éstos, y sobre todo del paisaje, donde se operaron las mayores investigaciones y fue determinante en la evolución de las vanguardias. Desde Cézanne a Picasso, De Koonig o Rothko… fue un mal sambenito que colgaron al paisaje como a cualquiera de los géneros, ya fuera la naturaleza muerta o el retrato. Ha habido una mayor apertura, después del expresionismo abstracto y todas las vanguardias, se ha ido equilibrando y ahora conviven múltiples tendencias sin ningún prejuicio.

¿Y qué le sugiere a un artista el paisaje de Segovia?

Segovia es una ciudad maravillosa, tiene un paisaje singular, poderoso, un algo que realmente invita a pintar. De cualquier rincón por donde vayamos surgen temas que son sumamente atractivos para trasladarlos a un lienzo o un soporte. Es una ciudad que no deja indiferente a nadie. Es una tremenda suerte poder acercarse a todo su conjunto y todo el paisaje que la envuelve. Los alumnos se sienten tremendamente muy sorprendidos por lo que es Segovia, les evoca, les sugiere y les está emitiendo continuamente

Es un lujo que esa experiencia que tienen alumnos que más tarde van a ser profesionales de la pintura y en años posteriores van a ir acreditándose como verdaderos artistas incluso de prestigio… Son mensajeros de algo que han vivido aquí muy bonito, de una ciudad que luego cuentan, describen, y eso es una inversión de Segovia fantástica. El otro día una persona me preguntó si esto era el Palacio de Quintar y es que había estado en en la residencia de pintores, en 1971, era de Valencia; recordaba la experiencia con gran cariño… Eso pone de manifiesto la huella que había dejado su paso por Segovia.

Es un hecho cultural importantísimo, una beca con un gran prestigio y por tanto, no hablamos de una más entre las muchas que puede haber en todo territorio español, es una beca que tiene su sitio propio, su prestigio y el mérito de no haberla dejado morir nunca. Tenemos que agradecer el empeño de las instituciones, desde la Real Academia de San Quirce, todos han trabajado porque los cursos sean una realidad año tras año.

Desde su perspectiva docente, en un mundo donde manda el dinero, ¿cómo promocionaría el estudio del arte?

Todas las carreras se deben hacer con pasión, nadie puede asegurarse nada desde cualquier disciplina. Históricamente había carreras que aseguraban el futuro profesional, como los ingenieros, eso ahora no es verdad. Todos los estudios se sitúan en paralelo. Es verdad que el arte es una aventura que hay que vivir dispuesto a hacer una importante travesía del desierto, pero cuenta con esa pasión y esa entrega del amor por lo que uno hace que ayuda a sobrellevar circunstancias difíciles que sería muy cuesta arriba aguantar sin esa vocación.