La balanza se inclina a favor de los toros en la primera mesa redonda

Intelectuales, cineastas y periodistas subrayan la importancia de la fiesta taurina como un vínculo inseparable de la cultura española, así como su relevancia económica.

4

La tauromaquia fue protagonista absoluta durante la tarde de ayer en los dos eventos centrales del Hay Festival. que reunió a intelectuales, cineastas y periodistas para debatir sobre este asunto.

La consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Silvia Clemente, estuvo acompañada en una mesa redonda patrocinada por la marca de calidad Tierra de Sabor por el periodista español Paco Aguado, que moderó el debate; el cineasta Agustín Díaz Yanes; y el filósofo francés Francis Wolff; presentados por el director de la sección de Cultura de la agencia EFE, Ignacio Bazarra.

Partidarios y detractores, los toros se encuentran actualmente en una constante discusión. Sin embargo, en el evento ‘De toros y hombres’, los argumentos a favor inclinaron la balanza y se posicionaron claramente del lado de la fiesta taurina como vínculo inseparable de la cultura española.

“El toro está en la raíz de la historia de nuestro país y la riqueza económica que genera a su alrededor lo justifica”, declaró Silvia Clemente, que confesó haberse emocionado con la explicación de Enrique Ponce sobre lo que hay más allá de la plaza de toros.

La consejera incluyó en el debate datos desde el punto de vista ganadero en Castilla y León, imprescindibles para entender la importancia de una raza, como es la del toro de lidia, en la Comunidad.

“El toro de lidia producido en el conjunto nacional es la más importante aportación realizada a la raza bovina mundial”, puntualizó Clemente.

Según el periodista Paco Aguado, los toros están enmarcados dentro de la cultura por sí mismos, “hay argumentos más que suficientes que lo pueden demostrar”. Y, aunque reconoce que la fiesta se está quedando algo anquilosada en el siglo XIX, también cree que “si se ha mantenido hasta ahora es porque tiene valores eternos”.

Tanto Andrés Amorós como Agustín Díaz Yanes se declararon aficionados “sin complejos” en una abarrotada sala Caja Segovia, cuyo público escuchó en palabras de Aguado que la tauromaquia se identifica como una de las señas de identidad de la cultura española y del cineasta Díaz Yanes que “los toreros son los últimos hombres libres”.

Este último concluyó la conversación declarándose fanático dogmático “y, por eso, quiero que el toro muera en la plaza”.

El filósofo francés Francis Wolff se decantó desde el principio con rotundidad sobre la clara existencia de ética en las plazas de toros. “A la plaza uno acude a ver a un animal luchando; a admirarlo por su bravura y su nobleza. Y para ver el valor del hombre frente al animal”, puntualizó.

Encantado de que en Francia cada vez haya mayor arraigo, finalizó su exposición afirmando que “los toros son un regalo de España a la cultura universal”.