La Artillería pone la educación en valores como eje de la formación de sus futuros mandos

La Academia de Artillería comienza el curso 17/18 con 245 alumnos de las enseñanzas básica y superior en el centro

Constancia, ejemplaridad, honradez, compañerismo y lealtad son los valores que la Academia de Artillería trata de inculcar a los futuros oficiales y suboficiales del arma a lo largo de su periodo de formación en el centro de enseñanza militar para poder ejercer el liderazgo en sus respectivas unidades. Estos valores fueron ayer recordados a los alumnos de la 306 promoción de alféreces, a los del tercer curso de la 43ª promoción y a los de la 44ª promoción de alumnos de primer curso de sargentos alumnos que este año completan sus estudios en la Academia, y que ayer participaron en el acto inaugural del curso en el patio de armas del Alcázar.

El teniente general Pedro Galán García, jefe del mando de Canarias, presidió el acto militar de inauguración en el que participó una nutrida representación de las autoridades locales y provinciales, así como de los mandos militares de la plaza. El coronel jefe de la Academia de Artillería José María Martínez Ferrer acompañó al general Galán en el acto castrense.

La lección inaugural del curso corrió a cargo del jefe de estudios del centro de enseñanza militar, teniente coronel Javier Alonso, que realizó una digresión histórica sobre los inicios del Real Colegio de Artillería en la que recordó la que es considerada la primera lección del centro dictada por el jesuita Antonio Eximeno, en la que exhortaba a los alumnos al “trabajo del estudio, a la fatiga de la campaña y a la gran virtud que requiere un Estado en que se ha de vivir con subordinación a muchos”.

Así, señaló que 253 años después de esta lección, en la actualidad los artilleros “estáis llamados a liderar las secciones y equipos de artillería de las unidades del Ejército en los más variados escenarios y teatros de operaciones de todo el mundo” y señaló que el liderazgo se sustenta “en la confianza, la iniciativa, el trabajo en equipo, la ilusión, la humildad, la capacidad de decisión y la responsabilidad”.

Por todo ello, el jefe de estudios aseguró que esta formación para ser integral debe sustentarse en una educación en valores en la que la Academia se vuelca en su conjunto, desde el cuadro de profesores hasta la Jefatura de Apoyo y servicios como la Plana Mayor de dirección, que pone al servicio de los alumnos lo mejor de si mismos a tal fin. Para lograr el éxito en su formación, Alonso Herranz pidió a los alumnos “constancia, rigor intelectual e iniciativa” e invitó a los alumnos a no acomodarse “en la zona de confort del grupo” sino a “arriegar, tener espíritu crítico, ser proactivos y preguntarse por lo que cada uno puede aportar”.

Aseguró que el curso comienza en la Academia con el objetivo de “mantener las cosas buenas de los últimos cursos e intentar mejorar en algunos aspectos puntuales”. Así, indicó que el actual mapa geopolítico obliga a las Fuerzas Armadas a “adaptarnos a muchos cambios, por lo que tenemos que tener voluntad para sobreponernos a todas las dificultades e integrar nuestros conocimientos en un mundo que como vemos, es muy cambiante”.

FuenteM.Galindo  SEGOVIA
Compartir