Mariano Fuente Blanco con su libro en las manos en la hemeroteca de El Adelantado de Segovia.
Mariano Fuente Blanco con su libro en las manos en la hemeroteca de El Adelantado de Segovia. / Kamarero
Publicidad

Tras escribir libros como ‘Una tarde de altos vuelos’, más enfocado al público infantil, o ‘Cómo correr la maratón de Valtiendas sin red’, que habla sobre conseguir aquello que te propones, aunque te dejes la vida en el intento, Mariano Fuente Blanco —segoviano, natural de Valtiendas— se embarca en una nueva aventura literaria con ‘Últimos días de Adonay en la ciudad menguante’, la historia de un judío converso que reside en Segovia a finales del siglo XV.

“Supongo que la afición por la escritura me viene por leer, siempre me ha gustado leer y siempre hay historias que te gustaría leer y nadie las escribe, esta es una de ellas. Yo he escrito el libro que yo quería leer”, confiesa el autor. Cita a Delibes y a Faulkner como autores de referencia, señalando ‘El gran Gatsby’ como el libro que más le ha deslumbrado. “Los que escribimos siempre hablamos de escritores muertos pero también tengo que citar a Cercas, por ejemplo, como escritor excepcional”, añade.

Este profesor, ahora jubilado, decidió poner negro sobre blanco “algo poco habitual”, la voz de un hombre judío obligado a convertirse al cristianismo. Un hombre que, según cuenta Fuente, no desprecia lo nuevo pero lo suyo es lo viejo, un judío converso en la época de los Reyes Católicos, “que era como ponerte en el disparadero de la Inquisición”.

En el libro, escrito como si de un diario se tratase, aparece el testimonio de Abraham de Cárdaba, posteriormente bautizado como Fernán Pérez. En las 229 páginas que conforman la obra —cuyo personaje es ficticio pero con la antigua judería de Segovia como escenario y con los Reyes Católicos como parte del elenco—, “el protagonista dice lo que piensa, está viendo lo que hay, que las cosas van mal y que van a ir peor y escribe sobre su vida, sobre Segovia, sobre el rey, sobre la reina, sobre los judíos, sobre los conversos, etcétera”, dice Fuente.

El autor considera que la obra agradará al público puesto que se trata de “una persona normal, ni rico ni poderoso”, un hombre que observa atónito cómo, por circunstancias de la vida y de la historia, su mundo se viene abajo.

Fuente asegura, asimismo, que lo vivido por Abraham de Cárdaba bien podría trasladarse al momento actual en lo que a las minorías sociales se refiere. Aquellos que, no solo por la religión también por la cultura, por la lengua o por la política, se tienen que ir. “En Siria, los que cruzan la frontera con Melilla, pero también la gente de mi pueblo, por ejemplo, gente mayor que no quieren pero se van a la ciudad, están en el pueblo desde la Pascua hasta el día de los Santos, se despiden de los muertos y se van a los ciudades. Gente que no vive donde quiere”, advierte el escritor.

En la jornada de ayer se realizó la presentación oficial y pública de la obra en la librería EntreLibros, a las 20.00 horas. El acto estuvo conducido por el director y profesor de literatura del IES La Albuera, Jesús Pastor.