Un momento durante la firma del libro ‘Lo que hay que ver’, escrito por Miguel Durán, que tuvo lugar en la Librería Cervantes de Segovia. / kamarero
Publicidad

Coincidiendo con la Feria del Libro de Segovia, la Librería Cervantes tuvo el placer de acoger al ‘ciego más famoso de España’, Miguel Durán.

Natural de Badajoz y licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona, llegó a la dirección de la Organización Nacional de Ciegos (ONCE) y a la presidencia de la cadena Telecinco. A pesar de las dificultades, se ha convertido en un icono de aquellos tiempos. Así, ha querido dejar grabadas sus vivencias en este libro autobiográfico con el subtítulo aclaratorio ‘Memorias de un ciego que se impuso a todas las adversidades’.

Este trabajo no trata solo de su faceta pública y profesional más conocida por el público, sino que en la obra ha querido plasmar los aspectos más personales de su vida. Todo ello para que sirva de ayuda a otras personas que pasaron o están pasando por la misma situación que él en su día.

Como él mismo destacó, en esta obra ha intentado “ajustar cuentas con el pasado, sirviendo como terapia, confesión general y balance de mi vida.” Si bien, quiso dejar claro que no se trata de una justificación, sino más bien de una liberación. En sus propias palabras, “ahora quien quiera podrá conocerme, pero explicado por mí.”

En general, como comentó, la acogida de este libro ha sido bastante buena. Para él, firmar en esta simbólica librería segoviana “ha sido todo un honor.”

En la actualidad se dedica a de lleno a la abogacía, aunque en el pasado estuvo relacionado con el mundo empresarial e incluso político. Si bien, confesó que esta aventura literaria ha sido muy gratificante.

Como dijo “volvió a empuñar la toga” con su bufete de abogados ‘Durán y Durán’ tras años apartado del mundo del Derecho, pues sin duda esta es su verdadera vocación.

Esta aventura de escritor de la mano de la periodista Esther Jaén ha sido toda una aventura. Pero reconoció que, más allá de la promoción del libro, no tiene intención de “volver por los derroteros de la política, ni de la literatura ni de las empresas.”

En definitiva, este proyecto de la editorial Península apostó por Miguel Durán para contar un relato de vida muy signiticativo y que se han sabido plasmar en unas páginas amenas.