12_1nerea-convenio-uva
El vicerrector del Campus de Segovia de la UVa y la presidenta provincial de ANPE firmaron ayer el convenio. / NEREA LLORENTE
Publicidad

El Campus María Zambrano de la Universidad de Valladolid (UVa) y el sindicato ANPE de Segovia ofertan dos cursos online de metodologías activas, uno orientado a Educación Primaria e Infantil y otro a Educación Secundaria y Formación Profesional.

El vicerrector de este Campus de Segovia de la UVa, Agustín García Matilla, y la presidenta de ANPE en la provincia, Cristina Olmos, renovaron ayer el convenio de colaboración en materia formativa que parte de 2008.

Estuvieron acompañados de la profesora Inés Monreal, que ha diseñado los cursos online y que este convenio tiene como línea prioritaria la innovación educativa en el ámbito postuniversitario y añadió que parte del interés del colectivo docente universitario “es conseguir que nuestros egresados sigan teniendo una formación que se equilibre a la LOMCE y a los nuevos retos de la sociedad digital y de la información en la que estamos inmersos, esta cuarta revolución industrial a la que la tecnología nos transporta”.

Los cursos están dirigidos a alumnos de grado y al profesorado en general, en activo o no, según comentó Olmos, quien apuntó que lógicamente los afiliados de ANPE tienen un descuento.

Monreal insistió en que esta formación tiene por finalidad que este colectivo se adapte por un lado “a las metodologías emergentes, que comenzaron en el siglo pasado y a partir de ahí se han ido implementando en los diferentes centros educativos —indicó que en Infantil y Primaria en Segovia se están llevando grandes iniciativas en este sentido—, lo que permite que sigan formándose de cara a futuras oposiciones y a puestos de trabajo adaptados a las metodologías más activas para generar una cultura de pensamiento más amplia, donde los alumnos aprendan de manera diferente, que todo se circunscriba al aprendizaje significativo del alumno, al pasar del conductismo de alumnado pasivo donde el profesor da la clase magistral y el alumno es un receptor de la información a lo que ahora denominamos constructivismo, que el alumno aprenda construyendo su propio aprendizaje”.

Eso pasa por una serie de estrategias metodológicas que tiene que implementar el profesor “porque si no está formado para ello obviamente no llega a buen puerto”, añadió.
En esencia, estos cursos online es abren un abanico de posibilidades formativas para conseguir una formación mucho más completa y adecuada a la LOMCE, una Ley orgánica cuyos objetivos son hacer posible que los alumnos puedan aprender de otra manera, según explicó esta profesora.

Se enmarcan además dentro de las prioridades de la Consejería de Educación y ANPE dispone de una plataforma en internet desde la cual los alumnos pueden formarse de una manera flexible, compatibilizándolo con su trabajo o con otras acciones formativas, etc.

El vicerrector destacó, por otro lado, que el convenio permite continuar con la apertura de la Universidad de Valladolid, en este caso el Campus María Zambrano de Segovia y su Facultad de Educación, a la sociedad civil. Se mostró también favorable a colaborar con “con cualquier sindicato” a través de acuerdos “que nos hagan avanza también en relaciones laborales y en todo lo que tiene que ver con herramientas útiles para el desarrollo profesional”.

El vicerrector mantiene que las obras estarán finalizadas en el segundo cuatrimestre

El vicerrector de la Universidad de Valladolid en Segovia, Agustín García Matilla mantiene la previsión de que las obras de la segunda fase del Campus María Zambrano, actualmente en ejecución, estén finalizadas de cara al segundo cuatrimestre del próximo curso, aunque señaló que probablemente antes puedan trasladarse los despachos de profesores.

García Matilla hizo estas declaraciones a El Adelantado después de la firma de un convenio de formación con el sindicato ANPE de Segovia.

Se trata de la misma previsión que hizo el rector, Antonio Largo Cabrerizo, el pasado mes de julio durante una visita para supervisar estas obras de ampliación.

En ese momento lamentó las incidencias que se han producido en el desarrollo de los trabajos y reconoció que se retrasarán hasta octubre de modo que la nueva fase no estará completa hasta el segundo cuatrimestre, en torno a febrero de 2019.

“Más que un retraso son situaciones sobrevenidas”, matizó el rector explicando que las modificaciones se deben a la aparición de bolos graníticos en el subsuelo, lo que obligó a su demolición y su afección al proyecto geotécnico. A ello se añade un cambio normativo relacionado con el cableado eléctrico durante el proceso de las obras, que también ha obligado a cambiar las fechas iniciales previstas.