09-1-Uva-obras-visita-rector
Las autoridades académicas visitaron las obras de ampliación del Campus con los técnicos. / alberto morala
Publicidad

El rector de la Universidad de Valladolid (UVa), Antonio Largo Cabrerizo, descartó ayer que se vayan a implantar nuevas titulaciones en el Campus María Zambrano, salvo la posible incorporación de másteres y títulos de posgrado. Sin embargo, aseguró que el propósito del equipo de Gobierno de la Universidad es “potenciar” el campus segoviano y hacer de él “una ciudad universitaria que tenga un futuro y un recorrido importantes”.

Así lo dijo ayer en una visita a Segovia para supervisar la marcha de las obras de ampliación del campus que se están ejecutando actualmente. En el recorrido, el rector estuvo acompañado por el vicerrector de Infraestructuras, Julio Grijalba; y por el vicerrector del Campus María Zamabrano, Agustín García Matilla. También asistió la secretaria general de la Universidad, Helena Castán; la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, y la concejala de Urbanismo, Claudia de Santos; así como los técnicos encargados de las obras.

Largo descartó que puedan recuperarse estudios como los de Enfermería, que albergó en su día la ciudad de Segovia. Dijo que ello no será posible al menos hasta que se abra un nuevo periodo con la Consejería de Educación. “Habría que estudiar la viabilidad de dicha titulación que ya se encuentra operativa en los campus de Soria y Valladolid y un centro adscrito en Palencia”. También dijo que es preferible establecer sinergias entre las distintas áreas del campus fortaleciendo la configuración de grados del ámbito de las ciencias jurídicas y de la comunicación, educación e informática, que es lo que actualmente tiene Segovia.

El rector lamentó las incidencias que se han producido en el desarrollo de los trabajos y reconoció que se retrasarán hasta octubre de modo que la nueva fase no estará completa hasta el segundo cuatrimestre, es decir, en torno a febrero de 2019. “Más que un retraso son situaciones sobrevenidas”, quiso matizar el rector explicando que las modificaciones se deben a la aparición de bolos graníticos en el subsuelo y que obligó a su demolición y su afección al proyecto geotécnico. A ello se añade un cambio normativo relacionado con el cableado eléctrico durante el proceso de las obras, que también ha obligado a cambiar las fechas iniciales previstas.

Por el contrario, el rector sí se felicitó por el hecho de que la nueva configuración del espacio incluya una unidad de administración, así como una cafetería para alumnos y profesores. También dijo que tendrá unas instalaciones deportivas cubiertas, con una cancha polivalente, vestuarios y gradas; y que se situaría en la zona norte de la parcela.

Sobre la incidencia de las demoras en el presupuesto, dijo que provocarán un pequeño desvío, que, sin embargo, está dentro de lo previsto en el proyecto inicial.
Por su parte, la alcaldesa y el rector indicaron que un posible convenio para llevar a cabo una permuta sobre el edificio conocido como de Magisterio, actualmente es un simple “esbozo”. Por ello consideraron “prematuro” hablar de ello ahora. Pero se comprometieron a seguir dialogando sobre este proyecto.

Compartir