12-1kama_Toros-Tertulia-El-Espontaneo-Paco-Cañamero_KAM4548
El periodista y escritor salmantino Paco Cañamero, en el centro, cierra el ciclo taurino de ‘El Espontáneo’. / KAMARERO
Publicidad

La trigésimo cuarta edición del ciclo taurino cultural de la peña ‘El Espontáneo’ colocó su broche final con la conferencia ‘Tauromaquias de Castilla: grandes toreros de Castilla y León en el siglo XX’, impartida por el periodista y escritor charro Paco Cañamero, con motivo de la publicación de su última obra de literatura biográfica. El protagonista, natural de la taurina localidad de La Fuente de San Esteban, presentó su trigésimo libro en Segovia, en el salón de la residencia juvenil Emperador Teodosio en un acto moderado por el también periodista Óscar Arcones. Cañamero hizo un recorrido de los principales toreros que dio la Comunidad a lo largo del pasado siglo. Un total de 50 nombres en cien años. Entre ellos, destacó a Santiago Martín ‘El Viti’, Andrés Vázquez, Pedro Gutiérrez ‘El Niño de la Capea’, Roberto Domínguez, Julio Robles o los segovianos Victoriano de la Serna y Andrés Hernando.

“La tauromaquia no se entiende sin los grandes toreros castellanos”, subrayó el salmantino; y recalcó: “Esta tierra no le envidia a nadie. Quizás haya faltado que alguien cantara desde el tendido, ya los castellanos en ese aspecto somos más fríos, pero artísticamente el nivel ha sido muy alto”.

Por otro lado, hizo un guiño a sus paisanos, sobresaliendo la figura de El Viti: “La primera figura de Salamanca fue Emilio Ortuño ‘Jumillano’ y luego vino El Viti, que es el culmen de los toreos castellanos”. Asimismo, distinguió a los diestros de la provincia más importantes: “De la Serna y Hernando pasaron a la historia. De la Serna lo hizo por su toreo a la verónica. Fue mucho más que el ‘pase de las flores’. Tuvo un gusto exquisito. Hernando fue un torero de garantías y mucho pundonor. Un modelo para esta tierra”.

También analizó y valoró el cauce que sigue la tauromaquia. “Me gusta mucho más el pasado que el presente y tengo mis dudas de cara al futuro”, comentó Cañamero; y explicó: “Ahora todos torean igual y antes cada tierra marcaba un tipo torero. Sí que es cierto que tengo más esperanzas en los toreros que vienen que en los que hay ahora. Alejandro Marcos o David Salvador pueden darnos alegrías”.