GRAF3585. REAL SITIO DE SAN ILDEFONSO (SEGOVIA), 07/08/2019.- Fotografía facilitada por la UME. Efectivos de la Unidad Militar de Emergencias en labores de extinción del incendio que se inició el pasado domingo en el Real Sitio de San Ildefonso (Segovia), que ya se encuentra estabilizado y junto al fuego ocurrido en Miraflores de la Sierra (Madrid) han quemado cerca de 900 hectáreas, de las cuales más de 200 se encuentran en el Parque Nacional de Guadarrama. EFE/ Luismi Ortiz FOTO CEDIDA SOLO USO EDITORIAL NO VENTAS NO ARCHIVO
Publicidad

Cuando se inician las tareas de recuperación en la Sierra de Guadarrama por el incendio forestal declarado hace una semana, al tiempo que continúan las últimas labores de extinción, el delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar, ha informado de que “las tareas de perimetración van dando una imagen más precisa de las zonas quemadas, que por ahora arrojan 370,4 hectáreas quemadas con 28,8 kilómetros de perfil total.

López-Escobar ha puntualizado hoy, a través de las redes sociales, que esas labores de recuperación se desarrollan “con de la colaboración de todos, Administración General del Estado Incluida”, entrando así en el debate político que ha enfrentado al secretario general del PSOE en Segovia, José Luis Aceves, junto a los procuradores socialistas en las Cortes de Castilla y León por la provincia, con la diputada nacional del PP Beatriz Escudero, que ha reclamado el apoyo y la ayuda del Gobierno de España a través de la presentación de una Proposición No de Ley en el Congreso.

Desde el PSOE de Segovia entienden que la Junta es la titular de los bienes afectados y es la Comunidad Autónoma la que tiene que afrontar la mayor parte de las labores de recuperación.

El delegado, sin embargo, ha comentado que la mayor parte de las más de 370 hectáreas afectadas por el incendio forestal en la provincia de Segovia es de propiedad privada.

Se trata por un lado de una finca de aproximadamente 302 hectáreas (178 de pinar, 100 de matorral y el resto de pastos), denominada ‘El Morete’ –por el arroyo que da nombre al valle-, situada en el municipio del Real Sitio, que está dedicaba a aprovechamiento maderero y pastos con producción de carne ecológica.

Asimismo, otra finca, menos afectada, de unas 90 hectáreas de superficie, y muy mayoritariamente de pinar, se denomina ‘Pedrona’ y se encuentra en término municipal de Palazuelos de Eresma, con los mismos usos y actividades económicas que la anterior.

El resto de superficie quemada conforman, según López-Escobar, “un mosaico”, en el que están incluidas zonas de la urbanización Caserío de Urgell, entre otras.

El delegado ya informó el viernes pasado de que los propietarios de las zonas privadas que han sido devastadas por el fuego deben hacer su propia planificación, aunque “pueden contar con las ayudas de la Junta que existen para estos casos y todo el apoyo técnico de la Administración. Lo que queremos es que tanto la parte pública como privada que se ha quemado y todo lo demás, se restaure con técnicas modernas, que buscan no solo recuperar, sino también mejorar el territorio, haciéndolo más resistente y más diverso”, añadió.