Imagen cedida por la Guardia Civil en 2017 de la operación Costanalla que se llevó a cabo en Segovia y Pamplona. / E. A.
Publicidad

La Subdelegación del Gobierno en Segovia ha informado de la constitución en la provincia, después de varios años sin actividad, de la Mesa de Coordinación de Trata de Seres Humanos con fines de explotación sexual.

La subdelegada, Lirio Martín, ha explicado que este tipo de trata de personas “no es una actividad ajena en la provincia, está perfectamente ubicada no solo en Segovia capital sino en determinados clubes de alterne de la provincia”.

Por esa razón, afirma, “el ejercicio de este tipo de actividades, el carácter denigrante de la explotación que conlleva de la mujer, nos llevó a plantear la constitución de la Mesa de coordinación y para ello hemos contado con todos los agentes implicados, no solo de las Fuerzas de Seguridad del Estado, que son las que realmente constatan su existencia, sino también de oenegés que trabajan con estas mujeres”.

Integran esta Mesa de coordinación, además de la propia subdelegada del Gobierno, la Policía Nacional, la Guardia Civil, la fiscal delegada de Extranjería en la Fiscalía de Segovia, el jefe de la Dependencia de Extranjería de la Subdelegación del Gobierno, el jefe de la Inspección de Trabajo, la Sección de Mujer de la Junta de Castilla y León, la ong Adoratrices/Betania (con sede en Burgos), Cruz Roja, ACCEM y la jefa de la Unidad de violencia sobre la mujer de la Subdelegación del Gobierno.

Martín ha comentado que las oenegés que se han integrado en este órgano de coordinación ayudan a las víctimas de trata de personas mediante la explotación sexual “a poner fin a esa actividad”.

El objetivo final de la iniciativa es “que sepan que tienen esa posibilidad, sientan que se les puede proteger y que el sistema funciona; de alguna manera vamos a hacer todo lo posible por revertir una situación que en la mayoría de las ocasiones supone que están metidas en la sima más profunda”.

La subdelegada del Gobierno indica, por otro lado, que cuando se incorporó hace casi un año a este cargo “fui consciente de que había determinadas comisiones —entre ellas esta mesa de coordinación— que llevaban mucho tiempo, incluso años, sin funcionar, y uno de los objetivos por parte de esta Subdelegación, y sobre todo por parte del Gobierno de España, es poner el énfasis en ayudar a las personas porque lo importante son los ciudadanos”.

Últimos casos

En lo que va de año, solo la Policía Nacional ha informado de al menos nueve operaciones relacionadas con la trata de personas con fines de explotación sexual, la última el domingo pasado en Marbella pero también una de ellas en Segovia, a principios de marzo, cuando detuvo a cuatro personas que explotaban a mujeres procedentes de Venezuela y Colombia. Las víctimas eran engañadas y debían pagar a la red una cantidad que rondaba los 3.500 euros para desplazarse a España. Aquí eran amenazadas con trasladar esa deuda a sus familiares si se negaban a prostituirse. En uno de los casos incluso le prometieron en su país de origen que trabajaría en peluquerías españolas y no en prostíbulos.