Ignacio Llopis y Octavi Oliu se preparan estos días en Segovia para afrontar la gran aventura humana y solidaria que es Uniraid. / Roberto Arribas
Ignacio Llopis y Octavi Oliu se preparan estos días en Segovia para afrontar la gran aventura humana y solidaria que es Uniraid. / Roberto Arribas
Publicidad

El primer Citröen AX fue presentado en el Salón del Automóvil de París de 1986 y supuso una auténtica revolución. Su bello y rompedor diseño, unido a una buena aerodinámica y su ligereza en comparación a otros automóviles de la misma gama hizo del AX uno de los mejores vehículos del momento. “Es un coche sencillo, ligero y con buen aguante”, afirman Octavi Oliu e Ignacio Llopis, ambos estudiantes en IE University.

El Citröen AX ha sido el modelo de automóvil elegido por estos dos universitarios para afrontar, en menos de un mes, una empresa colosal y una aventura inolvidable: cruzar Marruecos de norte a sur en un coche de casi tres décadas de antigüedad y entregar, durante su travesía, al menos treinta kilos de material escolar, juguetes y ropa, a las poblaciones indígenas del desierto.

Los dos alumnos de IE University participan por primera vez en UniRaid, un rally solidario por Marruecos en el que estudiantes universitarios de toda España compiten realizando 2.500 kilómetros en coches con más de veinte años de antigüedad, desde el 24 de febrero hasta el 4 de marzo.
Durante estos nueve días, los participantes deberán de completar siete exigentes etapas por Marruecos, siguiendo las antiguas rutas del París-Dakar, contando únicamente con un libro de ruta (roadbook), un mapa y una brújula (sin GPS ni dispositivos electrónicos).

En el sitio web de UniRaid se asegura que este rally es, sobre todo, una aventura solidaria dirigida a estudiantes con espíritu emprendedor de entre 18 y 28 años. En realidad, UniRaid no es exactamente un rally al uso ni una carrera de velocidad, sino un desafío en el que, por encima de todo, prima la solidaridad. Así, el fin último de los participantes es entregar material solidario por las aldeas del desierto.

Octavi Oliu e Ignacio Llopis comparten inquietud, curiosidad y “el deseo de hacer algo que pueda mejorar la vida, aunque solo sea un poco, de personas sin recursos”. En estos dos jóvenes se une su gusto por la competición deportiva con un afán por ayudar a los demás. UniRaid es, en este sentido, el reto perfecto para estos dos alumnos de IE University. “Llevamos mucho tiempo preparándonos para este desafío y ahora ha llegado el momento de hacerlo”, indican.

Un recorrido exigente

La octava edición del rally partirá de Tánger en un recorrido lleno de dificultades imprevistas y obstáculos naturales donde, además, tendrán que superar una serie de pruebas de habilidad impuestas por los organizadores. Conducirán por un itinerario complicado, entre carreteras de montaña, pistas, arena y dunas.
El rally se desarrolla fundamentalmente por el interior de Marruecos, en el desierto de Erg Chebbi, con unas dunas que pueden llegar a una altura máxima de ciento cincuenta metros. Tras superarlo, deberán llegar a la “ciudad roja” de Marrakech, para luego regresar a Tánger donde concluirá la carrera.

Durante la aventura, los organizadores de UniRaid prestarán apoyo a los conductores. Ellos se encargan, por ejemplo, de montar una “caja negra” en cada vehículo para su control, además de levantar campamentos, ofrecer un equipo de mecánicos y organizar otras tareas logísticas, como las relacionadas con la higiene diaria, la comida y el alojamiento de los participantes.

Octavi e Ignacio afrontan el rally como “un proyecto empresarial” en el que hay que conseguir recursos adicionales para su labor solidaria. Para ello, cuentan con la ayuda de un buen número de patrocinadores, sin los cuales el proyecto sería imposible, como IE University, Ayuntamiento de Segovia y Turismo de Segovia, Sweet Home Segovia y IES La Albuera (donde se trabaja en la preparación del vehículo). También contribuyen empresas como Grupo Calvo, 100 Montaditos, ÜGO app, OmniAccess y el canal de televisión Mega, de Atresmedia, entre otros.

Puesta a punto

Estos días, ultiman la puesta a punto del Citröen AX 14 TZS de 1991. Es un coche que miman desde que lo adquirieron. Se compró en un pueblo de la provincia de Segovia a través de una plataforma de compra-venta de artículos online por apenas cuatrocientos euros y ahora lo están adaptando para raid con la idea de afrontar las duras condiciones del desierto con las máximas garantías.

Para ello, Octavi e Ignacio cuentan con la ayuda técnica de los alumnos de Formación Profesional del IES la Albuera de Segovia. Un grupo de estudiantes de FB Básica de Mantenimiento de Vehículos y del grado medio de Carrocería están trabajando en el Citröen AX para que esté en las mejores condiciones para comenzar el rally. Se ha sustituido el embrague y las suspensiones, instalado nuevas las luces en el techo, pintado la carrocería y montado los neumáticos más adecuados para superar las dunas del desierto y conducir con seguridad por los exigentes caminos y carreteras marroquíes.

“Cuando les propusimos que si nos podían ayudar les pareció un idea fantástica y motivadora. Adaptar nuestro coche supone para ellos colaborar en un proyecto muy bonito que sirve para que los alumnos aprendan y que, además, conlleva un fuerte componente solidario”, asegura Ignacio.

“Cuando esté preparado el Citröen AX haremos el rodaje y expondremos el vehículo tanto en nuestra universidad como en Segovia”, añade Octavi, que desvela que la carrocería del coche será amarilla ya que en 1991, su año de fabricación, Citröen ganó su primer Dakar con un ZX de este color, patrocinado por Camel.

Octavi e Ignacio cuentan ya los días para partir hacia África. Ahora están inmersos en toda la locura que suponen los preparativos. “Queremos llevar más de los treinta kilos de material solidario que nos exige la organización del rally entre ropa, material escolar y sanitario, y comida no perecedera”, indican.

Además, durante los días del rally, su aventura será narrada en tiempo real en las redes sociales, en Facebook (Uniraid Oliu Llopis) e Instagram (@uniraidoliullopis). Para las grabaciones en vídeo y la toma de fotografías, los dos estudiantes disponen de una cámara deportiva GoPro de última generación. De momento, ya están empezando a contar su historia en su blog https://uniraidoliullopis.wordpress.com/blog/

“Vamos a aprender mucho de esta experiencia”, aseguran los dos. La aventura está a punto de comenzar: un Citröen AX de 27 años de antigüedad, dos jóvenes entusiastas y un objetivo solidario. Es, sin duda, un reto apasionante.