Calle que une el edificio construido en la primera fase de obras (izq.) y las instalaciones que están por estrenar. / KAMARERO
Publicidad

La puesta en funcionamiento de las instalaciones de la segunda fase de construcción del campus María Zambrano no se llevará a cabo hasta finales de este año, según ha confirmado el rector Antonio Largo Cabrerizo quien ya ha abandonado la idea de inaugurar el curso 2019/2020 en el nuevo salón de actos.

El rector de la Universidad de Valladolid, Antonio Largo Cabrerizo, ha explicado que la ocupación de las nuevas instalaciones así como su equipamiento se ha retrasado debido a que “la falta de acuerdo” de la empresa adjudicataria de la obra con sus subcontratas y proveedores, —sobre impagos—, han generado “problemas técnicos” relativos a suministros de circuitos de calefacción y agua caliente que, a su vez, han obstaculizado la obtención de los pertinentes permisos de Industria.

Esta situación ha provocado, según el rector, que la UVa no pudiera licitar la adquisición e instalación del mobiliario y los equipos técnicos de la sala de grados, salón de actos, despachos y aulas próximas a ocupar. “Ahora se está colaborando con el equipo de arquitectos para ir limando los pequeños flecos que van quedando para que realmente podamos iniciar las actuaciones que queremos de cara al equipamiento completo de la segunda fase”, ha señalado Largo Cabrerizo, precisando que, con la mediación de la UVa, “ya está encauzado prácticamente en su totalidad” el acuerdo entre la constructora y las subcontratas.

De igual forma “la licencia de ocupación se está ultimando y estamos en el último paso para poder intervenir y equipar” ha manifestado el rector este miércoles en el campus María Zambrano.

Largo Cabrerizo reconoce que hubiera sido muy “bonito y simbólico” poder inaugurar el curso y a la vez las nuevas instalaciones pero lo “esencial” es que es que “la infraestructura esté en buenas condiciones para el desarrollo de la actividad académica e investigadora”.

1,6 millones para equipamiento

La UVa cuenta con un presupuesto de 1,6 millones de euros para afrontar la dotación de equipos y la ocupación de las dependencias, un proceso que se hará de forma gradual en dos años. De acuerdo con el vicerrector del campus de Segovia, Agustín García Matilla y con los equipos directivos de los centros “hemos hecho un plan de actuación escalonado, priorizado lo más urgente desde el punto de vista académico y estamos en condiciones de hacer efectiva la inversión que tenemos reservada” precisaba el rector. El primer bloque de acondicionamiento de espacios lleva un gasto de 800.000 euros destinado al salón de grados, auditorio y espacios específicos para las facultades y escuela universitaria.

El campus María Zambrano cuenta con once grados y dobles grados y tres titulaciones de máster que este año han cursado 2.273 alumnos, una cifra que el vicerrector Agustín García Matilla confía en que se mantengan de cara al próximo curso.