La exposición consta de imágenes, documentos y artículos periodísticos. /NEREA LLORENTE
La exposición consta de imágenes, documentos y artículos periodísticos. /NEREA LLORENTE
Publicidad

El Museo Rodera Robles de Segovia alberga una exposición de imágenes, artículos de prensa y otros documentos que muestra la eclosión cultural que supuso la Universidad Popular para Segovia, en el primer tercio del siglo XX, y de la que este año se conmemora su cien aniversario. La muestra, que abarca de 1901 a 1936, muestra los acontecimientos más notables que hubo en Segovia en la llamada Edad de Plata de la cultura española.

El director de la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce, Rafael Cantalejo, acompañado del secretario, Juan Luis García Hourcade, presentaron ayer la exposición que han organizado con motivo del centenario de la institución originaria de la actual Academia, y que se abrirá al público este viernes.

La muestra se divide en dos partes: por un lado, se dan a conocer los acontecimientos más notables que hubo en Segovia en esa Edad de Plata de la cultura española. “Hay una serie de fotografías, colocadas en orden cronológico, desde la inevitable presencia del estamento militar en la ciudad, que tantas veces ha salvado a sus ciudadanos de la ruina económica, por las que vamos viendo cómo la ciudad fue saliendo de ese letargo que provocaron los desastres del 98, y cómo una ciudad muy rural y con población envejecida, quería ponerse en el mismo tramo que las ciudades importantes”, explica Rafael Cantalejo. Entre esas imágenes se puede ver la instalación del primer monumento en la calle, en el año 1910, a Daoiz y Velarde, y otros posteriores, como los del comunero Juan Bravo, el poeta José Rodao o el ceramista Daniel Zuloaga.

La exposición se completa con otra sala, más referida a la Universidad Popular, que nació el 21 de noviembre de 1919, en la que hay una reproducción de documentos, también periodísticos, de cuando se crea la Universidad, de publicaciones, y hasta las octavillas que anunciaban las conferencias de máximo nivel de la cultura española de aquella época.

La Universidad Popular supuso para Segovia “una eclosión cultural como no se había dado nunca”, porque al grupo de profesores e intelectuales que la constituyeron, se unió el grupo de artistas que estaban alrededor de Zuloaga. “Entre las dos visiones, la artística y la académica, dotan a la ciudad de unos ciclos y unos conferenciantes de primer orden absolutamente, como: Unamuno, Blas Cabrera, Ortega, Morente….y además, las clases que se dan de lunes a viernes”, comentó el secretario de la Real Academia, que también destacó lo que supuso para la provincia la Universidad. “Solo hay que pensar en que se estableció un sistema de bibliotecas. La Universidad contactaba con un ayuntamiento, que cedía un pequeño local en el pueblo, y un maestro se responsabilizaba de los préstamos. De esta manera se pudo extender a grandes poblaciones de la provincia, atendiendo sus necesidades, que estaban poco cubiertas”, subrayó Juan Luis García Hourcade.