Las fotos se podrán ver en el Archivo Histórico Provincial hasta el próximo 11 de febrero. / el adelantado
Las fotos se podrán ver en el Archivo Histórico Provincial hasta el próximo 11 de febrero. / el adelantado
Publicidad

El Archivo Histórico Provincial de Segovia ha seleccionado para su exposición hasta el 11 de febrero, en el marco del programa divulgativo ‘Tesoro oculto’, cuatro fotografías aéreas de la provincia de la colección que encargó el Instituto para la Conservación de la Naturaleza (Icona) en 1973 a la compañía Afsa Aerofoto S.A. La serie de fotografías procede del Archivo Territorial de la Delegación de la Junta de Castilla y León en Segovia, está integrada por varios centenares de positivos, en formato 24 x 24 centímetros, y escala 1:20.000, y presenta un estado de conservación excelente. La colección constituye una instantánea única e irrepetible de la provincia de Segovia en el verano del año 1973; son documentos excepcionales, dado que no se han encontrado réplicas en otras provincias y fechas, y solo existe, que se conozca, otra copia de esta serie en poder del Organismo Autónomo Parques Nacionales.

La fotografía aérea, además del interés que tiene en sí misma, forma uno de los grupos más uniformes y mejor conservados del Archivo Histórico Provincial ya que abarca prácticamente todo el siglo XX, aporta información de toda la provincia y corresponde a todos los sistemas de fotografía aérea empleados hasta la generalización de las fotografías por satélite o en formato digital.

Los fondos fotográficos, compuestos por documentos o agrupaciones documentales, en diferentes tipos de soporte, tanto analógicos como digitales, negativos o positivos, constituyen una fuente de información de primer orden tanto desde la perspectiva histórica, científica, social, técnica o cultural.

La procedencia del documento fotográfico es diversa, pues incluye las fotografías realizadas o en poder de particulares o instituciones privadas, si bien son los fondos de titularidad pública los que han originado las series documentales de mayor entidad, tanto en calidad como en cantidad y por su estado de conservación. En la corta vida, en perspectiva histórica, de la fotografía, se ha producido un desarrollo espectacular, motivado tanto por la generalización de su uso como por los medios técnicos empleados para obtenerlas. Desde la cámara oscura a los dispositivos fotográficos incorporados a los teléfonos móviles, la transformación ha sido vertiginosa.

En este contexto, la fotografía aérea representa una categoría singular con entidad propia, generadora de fondos documentales de extraordinario interés en el ámbito de España, desde los primeros trabajos realizados entre 1896 y 1913, continuando en el ámbito de la cartografía catastral y la relacionada con las cuencas hidrográficas, y también con la actividad del Instituto Geográfico Nacional.

Los vuelos militares realizados entre 1945 y 1985, y los civiles entre 1973 y 1986, generan una importante y abundante colección de documentos. En 1989-1991 se realiza la fotografía de Costas, entre 1998-2003 el Quinquenal y de 2004 al 2017 los vuelos PNOA (Plan Nacional de Ortofotografía aérea).