La Residencia Mixta de Segovia cuenta con 9.300 metros cuadrados construidos y en ella trabajan 107 profesionales. / KAMARERO
Publicidad

En el año 1974 abrió sus puertas en Segovia la Residencia Mixta, hace ya más de cuatro décadas, y mucho han cambiado los usuarios desde entonces. En aquella época, recordó esta mañana la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, “esta residencia se pensó para personas válidas, para personas autónomas, pero las circunstancias han cambiado durante estos años y los centros residenciales ahora se gestionan pensando más en las personas dependientes, que necesitan otros apoyos asistenciales”.

Por este motivo, la Junta prevé realizar una reconversión en las plantas primera y segunda de la Residencia Mixta y crear cuatro unidades de convivencia. Estas unidades son zonas en las que conviven un máximo de 16 personas, que permiten acercarse lo máximo posible al concepto del hogar familiar y dan un paso más en la personalización de la atención a las personas que viven en las residencias.

“Estamos ahora iniciando el proyecto. Queremos licitar las obras [de las cuatro unidades de convivencia] en este año 2019, con el objetivo de invertir 2 millones de euros en el año 2020 y dotar a este centro residencial de casi 150 plazas para personas dependientes”, explicó García, quien no quiso aventurarse con los plazos en los que podrían ponerse en marcha las novedades, ya que “vamos a licitar en 2019 y luego ya hay que redactar el proyecto, los permisos correspondientes… e iniciar las obras en 2020 y luego ya en función de los pliegos se verá cuándo se pueden finalizar; no me quiero comprometer porque ya es otra legislatura”, dijo.

En la actualidad, el centro residencial cuenta con 84 plazas que han sido reconvertidos para dependientes, además de con 41 plazas de estancias diurnas —dirigidas a mejorar y mantener el nivel de autonomía personal de las personas mayores— y con servicios de envejecimiento activo.

Una vez que finalice la intervención anunciada por la consejera, con la implantación de las cuatro unidades de convivencia, se acabará transformando esta residencia en un centro organizado íntegramente en unidades de convivencia similares a un hogar y con todas sus plazas, unas 150, adaptadas para personas dependientes.

Esta reconversión de plazas para atender a personas dependientes, añadió García, “se enmarcan dentro de los acuerdos del Diálogo Social, de reconvertir en Castilla y León 419 plazas en el periodo 2017-2023, unas 50 plazas por año”. La dotación presupuestaria para este cambio es de más de 20 millones de euros y “yo creo que en 2020, que es cuando tendríamos la mitad del periodo, estaríamos hablando ya de más de la mitad de esas plazas reconvertidas. De ellas, incorporaríamos unas 60 o 65 plazas en esta residencia de personas mayores, que se sumarían a las que ya existen de personas dependientes, hasta llegar a las casi 150 plazas”.

En cuanto al personal que actualmente trabaja en la Residencia Mixta de Segovia, García apuntó que “consta de 107 profesionales y cumple la ratio para las personas que se están atendiendo, se cumple la ratio de una manera suficiente”.

SERVICIOS DE PROXIMIDAD Alicia García insistió en que, “hoy en día, las personas mayores donde quieren estar es en sus domicilios y eso no lo digo yo, lo dicen las propias personas mayores, sobre todo las que viven en el medio rural donde quieren seguir viviendo es el medio rural y en sus entornos más próximos”.

Por ello, desde la Junta de Castilla y León “estamos dotando a esas personas de los servicios de proximidad que necesitan para mantenerse el mayor tiempo posible en sus domicilios, en su entorno, donde ellos quieren vivir. Estamos hablando de ayuda a domicilio, de teleasistencia, de teleasistencia avanzada… y otras prestaciones de la propia Ley de Dependencia”.

También en este sentido destacó la labor de los centros de estancias diurnas, “que permiten a las personas un paso intermedio hasta llegar a los centros residenciales. Así, cuando llegan ya a la residencia son personas dependientes y lo que estamos haciendo es dotarnos de un sistema dirigido a personas mayores en centros de personas mayores donde sea lo más parecido también al hogar, que son las unidades de convivencia”.

Respecto a la cobertura de plazas residenciales para mayores, García aseguró que “durante los dos últimos años se ha incrementado en Castilla y León, estamos en un porcentaje de cobertura de un 7,5 por ciento, mucho más elevado que la media de España, que no llega al 5 por ciento”.