Las obras, en plazos./KAMARERO
Publicidad

Las obras de remodelación de la Plaza de la Reina Victoria Eugenia, el magnífico espacio que antecede a la entrada del Alcázar, continúan su ritmo cumpliendo los plazos inicialmente establecidos por el patronato rector de la fortaleza, que establecen el final del presente año para ofrecer el renovado aspecto de este entorno natural.

El coronel Martínez Ferrer, alcaide del Alcázar, se mostró optimista por el desarrollo de las obras, que actualmente ocupan cerca de la mitad  de la superficie total de la plaza. Así, señaló que tras su inicio el pasado mes de enero, el ritmo de los trabajos ha ido cumpliendo el plan previsto y “hemos conseguido salvar la Semana Santa sin que disminuyera el número de visitantes, lo cual nos obligó a adoptar medidas previas que afortunadamente han sido muy exitosas”.

De cara al verano, el plan de trabajo de la remodelación prevé abordar las obras en la mitad norte a partir del próximo mes de julio, una fecha especialmente sensible al coincidir con la campaña estival en la que la afluencia de turistas suele ser más amplia que en meses anteriores. Sobre este aspecto, el coronel Martínez Ferrer aseguró que el “requisito imprescindible” para el desarrollo de las obras es garantizar el mantenimiento de las visitas para lo cual “vamos a prepararnos lo mejor posible para que no merme la calidad en la recepción de los visitantes”.

El cambio supondrá que el turismo accederá a partir de julio por la zona mas próxima a la Casa de la Química –que alberga las taquillas y la cafetería- por lo que se habilitará el tránsito en las mejores condiciones posibles.