8_1nerea-pp
Los miembros de Nuevas Generaciones organizaron, en la Plaza Mayor, un mosaico con cartulinas de colores para representar la bandera de España. / NEREA LLORENTE
Publicidad

La Constitución española cumple cuarenta años y eso hay que festejarlo por todo lo alto, ya que conviene recordar de vez en cuando que este país no siempre ha vivido en democracia, sobre todo a los más jóvenes, aquellos a los que cuatro décadas les parece más que una vida.

Por ello, los partidos suelen apoyar a sus jóvenes para que sean estos quienes celebren los aniversarios de la Carta Magna y den a conocer a otros ciudadanos los derechos y valores que defiende. Sin embargo, igual que pasa con los políticos consolidados, tampoco los jóvenes se ponen de acuerdo sobre si hay que reformar o no la Constitución. Para unos, debería cambiar y blindar los derechos sociales conseguidos durante la democracia, mientras que para otros es perfecta tal y como está, porque garantiza derechos y defiende valores fundamentales.

La terraza de Santa Columba fue el escenario elegido por las Juventudes Socialistas para su acto. Allí, Daniel Arévalo, secretario de Organización y Educación de Juventudes Socialistas de Segovia, recordó que “celebramos que hace 40 años nos entendimos, nos pusimos de acuerdo y conseguimos consolidar la democracia que tenemos hoy en día”.

“Debemos estar agradecidos por aquel proceso que nos llegó después de 40 años en los que no hubo derechos”, aseguró, pero añadió que hoy en día “tenemos que replantearnos y ser capaces de volver a ponernos de acuerdo para llegar a un nuevo pacto constitucional en el que todos y todas formemos parte, para poder blindar los derechos como la educación, la sanidad, las pensiones, el derecho medioambiental… y además reconocer mediante esta reforma constitucional la diversidad de España y conseguir comprometernos con Europa”.

8_2nerea-psoe
Juventudes Socialistas celebró un acto en homenaje a la Carta Magna en la terraza de Santa Columba, al que asistieron numerosos cargos del partido. / NEREA LLORENTE

En el mismo sentido, la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, manifestó que, “si nos pusimos de acuerdo entonces para configurar un marco de convivencia en el que todos teníamos un lugar, tenemos que volvernos a poner de acuerdo, porque la España de 1978 no es la misma que la de 2018. La sociedad española ha evolucionado mucho y hay que adaptarse a los tiempos, hay que blindar otros derechos, tenemos que avanzar y, desde luego, estamos llamando a ser capaces de ponernos de acuerdo. Lo hicimos entonces y eran momentos muy difíciles, tras la transición, y tenemos que ser capaces de volver a hacerlo”.

También aboga por una reforma Izquierda Unida. Ángel Galindo, portavoz de IU en el Ayuntamiento de Segovia, apuntó en este sentido que, “hace cuarenta años, esta Constitución supuso un avance muy grande, supuso el afianzamiento del paso de la dictadura a la democracia, pero evidentemente creemos que cuarenta años después esta Constitución necesita unos cambios profundos, incluso apostamos por un nuevo proceso constituyente en el que la ciudadanía pueda construir una nueva Constitución, que blinde los derechos sociales”.

“Es importante hablar de los derechos sociales y también reconocer a toda esa gente que luchó durante la dictadura por la defensa de los derechos de la democracia y la libertad —continuó Galindo—, que parece que no se les reconoce y fueron los que realmente trajeron la democracia a este país, no solo fueron los padres de la Constitución, realmente fue el movimiento obrero y la gente luchando en las calles”.

NO A LA REFORMA Una idea distinta defienden desde Nuevas Generaciones del Partido Popular, que festejó el aniversario de la Constitución en la Plaza Mayor, donde realizaron un mosaico de la bandera de España y repartieron más de cien ejemplares de la máxima norma del ordenamiento jurídico español.

Según Elena Rincón, presidenta de Nuevas Generaciones de Segovia, la Constitución española “es un texto consensuado, que está en vigor, y los que no lo hemos firmado ni acordado debido a nuestra corta edad tenemos que estar orgullosos de nuestros antepasados, de que se pusieran de acuerdo para firmar algo tan importante”. “Creemos en la fortaleza y en la unidad de la nación y en fortalecer a España”, añadió.

Sobre la necesidad de reformar la Carta Magna, Rincón aseguró que “para nosotros la Constitución es perfecta, son cuarenta años de progreso; creemos en ella, creemos que está bien, que no hacen falta modificaciones, y que se debe seguir conservando y cumpliendo para todos”.

Paloma Sanz, presidenta provincial del PP, se expresó en los mismos términos: “Desde el PP estamos muy orgullosos de nuestra Constitución, que propugna como valores fundamentales la libertad, la justicia, la igualdad y también el pluralismo político y en ese sentido nosotros vamos a seguir reivindicando todas las virtudes importantes que tiene nuestra Constitución”.