María Josefa Pereira, segunda por la izquierda, recibió el Premio San Hermenegildo como socia de mayor edad./ KAMARERO
Publicidad

La delegación en Segovia de la Real Hermandad de Veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil celebró ayer los actos de la festividad de San Hermenegildo, patrón de esta entidad, que tuvieron lugar en la sede de la Academia de Artillería. Una misa solemne y un acto social constituyeron el programa conmemorativo, que se adelantó unos días con respecto al día de la fiesta (13 de abril) ya que este año coincide con el inicio de la Semana Santa.

Tras la celebración religiosa en la capilla de la Academia de Artillería, el salón de actos del centro albergó el acto social en el que se entregaron reconocimientos y distinciones. Así, el subdelegado de Defensa Camilo Vázquez, el vicepresidente de la Real Hermandad de Veteranos Francisco Egido y el socio de la hermandad José Antonio Sánchez Morante recibieron la medalla al Mérito de la Real Hermandad.

Asimismo, el presidente de la delegación en Segovia de esta institución Jesús Arévalo Fernández, entregó el Premio ‘San Hermenegildo’ a María Josefa Pereira de la Fuente, como socia de mayor edad.

La Real Hermandad de Veteranos de Segovia cuenta en la actualidad con cerca de 300 socios, y cuyos fines según lo expresado en sus Estatutos son dar continuidad a los valores e ideales que constituyen la esencia de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil, atender a la mutua ayuda, protección y apoyo de las personas necesitadas, cooperar a la defensa de la imagen de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil, el desarrollo de la conciencia nacional de defensa y a reavivar el concepto de Patria.

Para ello destina su actividad a fomentar el encuentro de los integrantes de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil ya retirados a través de actividades culturales y recreativas.

San Hermenegildo es el patrón de la Real Hermandad de Veteranos desde 1957; el santo español, encarna la lealtad a las promesas y el valor con que defendió su fe cristiana. Se convirtió al cristianismo y fue ejecutado por orden de su padre el 13 de abril del año 586.