Operación de repintado de pasos de peatones en La Albuera en 2017. / E. A.
Publicidad

El Gobierno municipal ha informado de que la semana próxima se iniciarán las tareas de repintado de los avisos de alerta — con el mensaje “pare-mire-cruce”— en aquellos pasos de peatones donde sea necesario, al tiempo que continuarán los trabajos de reposición de pintura de las franjas blancas de estos espacios reservados para los viandantes en las calzadas de calles y avenidas de la ciudad.

A través de una nota de prensa, el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Segovia recuerda que el Reglamento General de Circulación establece en su artículo 166 que las líneas horizontales de los pasos de peatones deben ser blancas.

El Partido Popular ha propuesto una serie de medidas esta misma semana que incluyen pintar con colores vivos los pasos de cebra situados en los entornos de los colegios. El portavoz de los populares en la corporación, Pablo Pérez, afirmó el pasado jueves, día 18, que de esta manera llamarían la atención de los conductores, les indicaría que hay un centro educativo y niños cerca.

Desde el Gobierno que preside la alcaldesa Clara Luquero han salido al paso tras las informaciones que alertaban de un número elevado de atropellos en la ciudad durante los últimos meses, con la concentración de varios de ellos en las últimas semanas.

En cuanto al mantenimiento de los pasos de peatones —fuentes municipales indican que hay entre 2.500 y 3.000 en Segovia—, los responsables del Gobierno del Ayuntamiento aseguran que entre los meses de mayo y octubre el personal de señalización viaria procede al mantenimiento anual de la pintura de estos puntos.

Añaden que desde hace unos años se han instalado a mayores nuevos pasos elevados y se ha mejorado la iluminación nocturna como medida preventiva dirigida al tráfico rodado y para reducir la velocidad de los vehículos.

Igualmente, señalan que “se lleva a cabo un control de la situación de los pasos de peatones de la ciudad y de los posibles obstáculos que dificulten la visibilidad, de ahí que en algunos casos se despejen las zonas próximas delimitando, por ejemplo, aparcamientos para vehículos de dos ruedas, lo que contribuye a mejorar la seguridad”.

El Partido Popular ha reclamado precisamente la eliminación de elementos que dificulten la visibilidad junto a los pasos de peatones “como pueden ser los contenedores de basura o evitar que aparquen vehículos justo al lado o incrementar la señalización”.

Control policial

El equipo de Gobierno advierte, por otra parte, que la Policía Local hace controles regulares para asegurarse de que los conductores llevan a cabo una conducción segura, sin realizar acciones que puedan distraer, especialmente el uso del teléfono móvil. “De estos controles se deduce que el móvil sigue siendo muy utilizado mientras se conduce”, sostienen fuentes municipales.

Otros controles habituales son los dirigidos a descubrir el consumo de alcohol y drogas por parte de los conductores que circulan por las vías del municipio.

Riesgo en José Zorrilla

El presidente de la asociación Comerzio José Zorrilla, Roberto Manso, ha advertido, a través de la red social Facebook y a título personal del riesgo de atropellos en la calle que da nombre al colectivo.

“Todos los días cruzo como peatón varias veces el paso de José Zorrilla con Antonio Machado. Al salir de la esquina del edificio del casino los coches no te ven y rara vez paran, sobre todo al anochecer. Casi todos los días me atropellarían si no fuera porque ya sé lo que pasa”, explica Manso, quien propone la adopción de medidas por parte del Ayuntamiento ante el evidente peligro para los viandantes.

Indica que quizá pueda señalizarse el suelo en color rojo visible o poner una señal luminosa (led indicativo en los adoquines), sobreelevar el paso, poner vallas para que los peatones no crucen tan cerca del edificio… y sobre todo, hacer una campaña informativa para peatones y conductores en las que se indiquen los puntos más peligrosos de la ciudad.

Como ciudadano considera que “la calle José Zorrilla tiene la particularidad de que al tener una calzada tan estrecha, la gente mayor y no tan mayor cruza la calzada por cualquier sitio y de espaldas al tráfico, así que también hay que incidir en este tipo de cosas en las campañas de concienciación, así como que los peatones sean conscientes de que los pasos a garajes también son casi tan peligrosos como las calzadas, porque hay padres que dejan a sus niños muy pequeños a su libre albedrío por las aceras, y después vienen los sustos”.

Ramas y semáforo

Otro vecino alerta de que un paso de peatones situado en Ezequiel González, a la altura de los números 27 y 29, “es un peligro porque los vehículos que circulan en sentido descendente, carril derecho, no pueden ver el primer semáforo” debido a las ramas de un árbol.

Llamamiento para que se preste más atención cuando se cruza una calle

La mayor parte de los atropellos que se han registrado en las vías del municipio se han producido en horas diurnas, según la Policía Local, que indica que las causa más común “es la falta de atención o las distracciones”, aunque también influyen factores como la falta de visibilidad por la climatología, deslumbramiento e impericia del conductor, entre otras.

Desde el Gobierno municipal se insiste en pedir a los conductores que presten atención en general y en especial en las proximidades de pasos de peatones, ya que el mayor porcentaje de atropellos se producen en ellos o en lugares cercanos.

En lo que va de año se han producido 29 atropellos, uno más que en las mismas fechas en 2018, una cifra que los responsables municipales no consideran “a destacar” respecto a la media de los últimos años (a lo largo de todo el 2015 se producían 43, en 2016 eran 39, en 2017 eran 45 y en 2018 sumaban 43).

Sin embargo, al mismo tiempo, indican que “sí hace necesario alertar a conductores y peatones a que presten una mayor atención para intentar reducir la siniestralidad”. En cuanto a los últimos, advierten de que “si bien la normativa les da prioridad a la hora de cruzar por un paso de peatones, la misma norma les obliga a mirar antes de cruzar y se puede comprobar que muchos ciudadanos transitan utilizando móviles o con cascos en los oídos. El peatón irrumpe en la calzada sin mirar, sin dar tiempo al conductor a parar totalmente el vehículo; de ahí que la mayoría de lesiones no suelan ser muy graves”.