Las oficinas de la Seguridad Social registraron un descenso del 2,12 por ciento./ KAMARERO
Publicidad

Si enero ha sido un mes malo para el paro, también lo ha sido para la afiliación a la Seguridad Social en Segovia, que en los últimos 31 días ha perdido en la provincia un total de 1.296 afiliados, que sitúan  en 58.983 los cotizantes en Segovia en sus distintos regímenes.

El S.E.Agrario es el que ha experimentado una caída más espectacular en la afiliación, perdiento un total de 627 afiliados hasta quedar en los 1.200 contabilizados en enero. Los autónomos también han experimentado un descenso significativo del 0,88%, con 128 trabajadores menos en este régimen.

La Federación Empresarial Segoviana (FES) pide “responsabilidad” a los dirigentes políticos a la hora de anunciar incrementos de cotizaciones e impuestos a las empresas, tal y como hizo recientemente el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, porque a juicio de la Federación el momento económico no es propicio para plantear nuevas subidas y porque la presión que soportan las empresas es ya muy elevada.

En una nota de prensa, la patronal asegura que “nos encontramos en un proceso de desaceleración en el que mensajes de este tipo desalientan a las empresas que están trabajando para mantener su actividad, a aquellas que quieran iniciarla y evidentemente a la posible llegada de inversiones”.

Además, los datos que manejan las organizaciones empresariales apuntan a que los empresarios españoles «pagan más» por cotizaciones a la Seguridad Social que en la Unión Europea y en la Eurozona en media, tanto en porcentaje del PIB como en porcentaje de la recaudación impositiva. En concreto, la media de Europa y la Eurozona no supera el 8% en términos de PIB y el 20 en términos de recaudación, mientras que, en España, la primera ratio se sitúa en el 8,2% y la segunda en el 24,7.

Si se comparan estos datos con los principales países europeos, en Alemania y Holanda las cotizaciones a la Seguridad Social a cargo de los empleadores suponen un 6,6% y un 5,2 del PIB, respectivamente, claramente inferiores a la cifra de España, mientras que en Francia supera a España.