hotel-victoria-derrumbe
El antiguo hotel Victoria, cuya entrada está bajo los soportales de la Plaza Mayor, se encuentra en mal estado de conservación. / E. A.
Publicidad

El antiguo hotel Victoria, situado en la Plaza Mayor de Segovia, fue tasado en 1.224.991,59 euros por el Ayuntamiento el pasado mes de octubre. Se daba así un nuevo paso en el expediente de venta forzosa que se abrió en julio de 2017 para sacar el inmueble a concurso. Sin embargo, no se ha llegado a este supuesto y, al menos en los próximos trece meses, no se llegará.

Y es que, según explicó el portavoz del equipo de Gobierno, Alfonso Reguera, “la propiedad ha presentado un recurso y se ha llegado a un acuerdo con ella para darle unos plazos para la suspensión temporal, no desaparición ni cierre ni archivo, sino suspensión temporal del expediente” de venta forzosa del inmueble.

Así, añadió Reguera, los propietarios del antiguo hotel Victoria tienen “un plazo no superior a nueve meses, computado desde la notificación del acuerdo de suspensión, para presentar la solicitud de licencia urbanística y, en caso de ser preceptiva, la licencia ambiental, que es la licencia de uso, de la actividad que se va a realizar allí”. Es decir, tienen nueve meses para presentar “el proyecto de rehabilitación, de reconstrucción, del antiguo edificio con un proyecto básico”.

Además de estos nueve meses, se da a los propietarios “un plazo no superior a tres meses para presentar el proyecto previamente autorizado y un mes más para el inicio de las obras”, añadió y “de no cumplirse estos plazos, el Ayuntamiento de Segovia retomará el expediente de venta forzosa”.

Los propietarios del antiguo hotel y el Ayuntamiento llevan en este proceso desde el año 2000

Es decir, la propiedad tiene un plazo máximo de trece meses para desarrollar un proyecto de rehabilitación para el inmueble, cumplimentar los trámites burocráticos y comenzar con las obras o el Ayuntamiento volverá a activar el expediente de venta forzosa que queda ahora en suspensión temporal.

Cabe recordar que el día 20 de julio de 2017 el equipo de Gobierno, debido al mal estado en el que se encuentra el antiguo hotel, tomó una “medida drástica”, según anunció entonces la propia alcaldesa, Clara Luquero: denegar la licencia ambiental y de obras para su rehabilitación e iniciar el procedimiento de venta forzosa del inmueble.

Entonces, la propiedad del edificio interpuso un recurso de reposición contra dicho acuerdo de la Junta de Gobierno Local; y en la reunión celebrada el 11 de octubre de 2017 se acordó desestimar dicho recurso y dar un paso más en el expediente de venta forzosa, que era sacar a concurso el edificio. Tras dicho encuentro, recordó Luquero que “el Ayuntamiento recibió un proyecto de obras de consolidación por parte de los propietarios del bien que no cumplía en absoluto los requisitos del Ayuntamiento”. Además, insistió la alcaldesa en que “hay reiteración de incumplimientos y este expediente viene de un largo recorrido; de hecho, en los antecedentes nos estamos remitiendo al año 2000”, motivos por los que “tomamos la decisión de iniciar el expediente de venta forzosa”.

Aún así, el objetivo del Ayuntamiento sigue siendo que sea la propiedad del inmueble la que presente un proyecto y rehabilite el inmueble, apuntó ayer Reguera, por eso se vuelve a dar a los dueños del edificio la posibilidad.