La producción cerealista superará en más del 50% la cosecha del año pasado

Estos días ha comenzado a recogerse la producción en más de 160.000 hectáreas cultivadas en la provincia

637
04-1kama-cosecha-cereal_KAM0255
Una máquina cosechadora, trabajando ayer en las inmediaciones de los Altos de la Piedad, donde se recogía trigo en una finca que anteriormente se dedicó a otros cultivos proteicos. / kamarero
Publicidad

Iniciados los primeros trabajos de recogida de cereal en la provincia, todo parece indicar que la producción de este año superará en más de un 50% la cantidad de la última campaña, marcada por los malos resultados de una fuerte sequía.

Por el contrario, la abundancia de agua es la que ha caracterizado al año agroclimático en los cultivos de cereal, variedad mayoritaria en el campo segoviano.

Las máquinas cosechadoras, que han comenzado su labor en el sur de la provincia, están activas en los pueblos próximos a la capital, e irán moviéndose hacia el Norte en las próximas semanas. Registran rendimientos de más de 4.000 kilos por hectárea en el caso del trigo como media, aunque existen variaciones según la calidad de los suelos. De este modo, la cosecha de este año podrá calificarse de “buena”, con una producción similar a la de 2016, en la que se superaron las 500.000 toneladas de cereal. Y cerca de la del año 2013, que fue la que mejores datos ha arrojado en los últimos años.

El jefe del Servicio Territorial de Agricultura en Segovia, Esteban Llorente, se muestra moderadamente satisfecho, y calcula que la producción en la provincia será de más de 400.000 toneladas. Opina que el rendimiento de este año será un 50% superior a la media, aunque “los datos más precisos los conoceremos a finales de mes, pues la cosecha acaba de empezar”, matiza.

De acuerdo con las cifras que maneja el Servicio Territorial de Agricultura en Segovia, este año se han sembrado 789 hectáreas menos que el anterior. En total serán 164.300 las dedicadas al cereal, con la cebada a la cabeza (74.353 hectáreas), seguida del trigo (72.924 has.), del centeno (11.396), y la avena (23.590). En cantidades menores se encuentran otros cultivos como el triticale, la camelina o la colza, que este año también ha aumentado su superficie, aunque parece haber tocado techo tras la explosión de campañas anteriores.

Desde la organización de Cooperativas Agroalimentarias de España se estima también que la cosecha de cereales supondrá un 45,4 por ciento más con respecto a la pasada campaña, con un rendimiento medio de 3,85 toneladas por hectárea.

Casi toda la superficie de cereal de Segovia se cultiva en secano, mientras el regadío es testimonial. El riego se concentra en la producción hortícola, cuyos resultados no serán tan boyantes, debido a que las abundantes lluvias han impedido llevar a cabo las labores agrarias correspondientes, tanto de recogida como de siembra.

En el caso de los precios ocurre al contrario. El cereal se encuentra con precios bajos. La semana pasada el trigo cotizó en Segovia a 164 euros la tonelada, frente a los 179 del año pasado. El precio medio ponderado de la tonelada de los cereales en la campaña 2017/2018 está más de 6 euros por debajo de la media de los últimos diez años.

Cada vez influyen más los mercados exteriores en el precio del cereal en España y también en la Lonja de Segovia. Aunque este año se aprecie una reducción de la producción en Centroeuropa y países como Rusia y Ucrania, grandes exportadores, lo cierto es que existe grano almacenado. Lo saben las fábricas de pienso, y por ello no demandan grandes cantidades de grano. Llevamos al menos seis años con una producción mundial de cereales que supera el consumo. Esta temporada podría equilibrarse algo la situación, y por ello no la bajada de las cotizaciones no han sido más acusadas. Aún así, la Lonja de Segovia acumula más de seis meses de bajadas. Tuvo su precio más alto a comienzos de diciembre (186 euros la tonelada de trigo), y ha venido cayendo de forma progresiva, salvo un pequeño repunte que tuvo a finales de mayo.

A nivel regional, Segovia sólo superará en producción a Ávila. Las 407.800 toneladas que espera la Junta este año se quedan lejos de las provincias con mayor producción como Burgos, con 1.558.000 toneladas; Valladolid, con 1.015.000 toneladas, y Palencia, con 976.000 toneladas.

La campaña de este año comenzó con un mes de octubre extremadamente cálido y muy seco, con un déficit de precipitación del 80 % respecto a la media mensual, que afectó a las siembras. En noviembre continuó la falta de lluvias. Diciembre fue un mes de temperaturas normales y precipitación desigual. Esto llevó consigo un retraso en el desarrollo del cultivo. Enero tuvo temperaturas medias altas y lluvias normales. El invierno siguió con más precipitaciones y la ausencia de heladas fuertes en primavera, con lo que el desarrollo de las espigas ha sido aceptable.

Estabilidad en el precio de los piensos de alimentación animal

Los precios de los piensos de alimentación animal y que representan un consumo masivo, como puede ser el caso del porcino o del vacuno, no han experimentado grandes cambios en los últimos años.

De acuerdo con el informe de precios relativo a junio, publicado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), el vacuno lechero ha aumentado un 8,61 por 100 en el último año. Los que menos variaron su precio fueron los piensos para pollos de engorde (+1,67 por 100) y para el cebo de cerdos (+2,30 por 100). Otro que ha crecido es el de alimentación para conejas reproductoras, que en doce meses ha subido un 8,28 por 100).

En realidad, todas las categorías de pienso se han encarecido en el último año, especialmente los del ovino, con un incremento superior al 10 por 100 en los últimos 12 meses, o algunos tipos de caprino lechero, también con repuntes superiores al 10 por 100.

Pero tomando como referencia un plazo más largo, todos los piensos son hoy más baratos que en los años 2012 y 2013. Como ejemplo, el precio del pienso de cebo de terneros —donde Segovia es una de las provincias más consumidoras— era de casi 350 euros la tolelada. Este año está por debajo de los 250 euros, si bien es cierto que hace dos años estuvo aún más barato.
Cierto es que los ganaderos miran más el precio de venta de sus animales, que el precio de coste de producción.

Los datos estadísticos que maneja el Ministerio, revela que el pienso de cebo del porcino está actualmente en 250 euros la tonelada, cuando en 2012 estuvo tambien a 350 euros.

En cualquier caso, en Segovia se ha producido una gran transformación en el modo de producción ganadera, y el hecho de que muchas explotaciones de porcino y casi todas las avícolas trabajen en integración, reduce la preocupación de los ganaderos sobre las oscilaciones de los precios.

No obstante, los piensos que siguen siendo más caros son los destinados a la acuicultura, con precios que superan los 1.100 euros/tonelada para el engorde de trucha asalmonada; o los 1.058 euros/tonelada para la trucha blanca, mientras que el pienso para doradas se sitúa en los 944 euros/tonelada. Ello hace que los acuicultores alerten de la la gran diferencia de precios entre unoos piensos y otros.