Asamblea sobre presupuestos participativos celebrada el pasado mes de marzo en el Centro Cívico de San José. / Kamarero
Publicidad

El procedimiento de presupuestos participativos de la ciudad cerraba ayer la primera parte de la fase de valoración de las propuestas recibidas, la que corresponde al Grupo Gestor, pero la selección inicial se retrasará todavía unos días, según ha informado el concejal en funciones de Participación Ciudadana, Andrés Torquemada, porque en una reunión celebrada el martes por la tarde se constató que todavía falta por recibir información adicional sobre algunos de los expedientes.

En este sentido, Torquemada explica que se trata de subsanar alguna información y también de aclarar la competencia municipal sobre algunos de los lugares donde se solicitan inversiones o equipamientos.

Los segovianos, de forma individual o colectiva —a través de asociaciones de vecinos o juntas vecinales— han presentado 227 peticiones en este procedimiento municipal. Tras finalizar el 13 de mayo el plazo de presentación de iniciativas se abrió una segunda fase de valoración de las mismas, inicialmente, y en principio hasta el 19 de junio, por el Grupo Gestor, encargado de una preselección.

Este órgano creado a partir del Consejo de Participación Ciudadana pero que integra también a personas que participaron en una asamblea celebrada en marzo, debe n descartar, en su caso, las propuestas contrarias a normas básicas de respeto, las que no sean de ámbito de barrio en la Modalidad 1 (inversiones de menor cuantía en los barrios de la ciudad) o de interés general (Modalidad 2), así como las duplicadas (manteniéndose solo una de ellas) y las que no son de competencia municipal.

En la Modalidad 1 el criterio principal de valoración es la inmediatez de su ejecución y solo pueden seleccionar dos propuestas por barrio, mientras que en la Modalidad 2 se valora el número de personas afectadas, la satisfacción de necesidades prioritarias en obras o equipamiento, atención a situaciones de peligrosidad y/o seguridad para las personas, eliminación de barreras arquitectónicas y mejora de la universidad universal, que puedan beneficiar a poblaciones de diferentes edades, el respeto al medio ambiente y el fomento de la sostenibilidad medioambiental, así como la conformidad con el entorno y la adaptación a la realidad de la zona a intervenir y la mejora de la comunicación entre varias zonas de la ciudad.

A continuación comenzará la valoración técnica por parte de los departamentos municipales.