4_1nerea-pantano-ponton
Durante estos días de altas temperaturas, el Pontón Alto se llena de gente intentando escapar del calor, a pesar de la Junta de Castilla y León desaconseja el baño en sus aguas. / NEREA LLORENTE
Publicidad

El pantano del Pontón Alto es una de las zonas más frecuentadas por los segovianos y veraneantes para escapar del calor y pasar un agradable día durante el periodo estival. Decenas de personas se sumergen en sus aguas cada día, sobre todo los fines de semana, a pesar de que la Junta de Castilla y León sigue desaconsejando el baño. Una polémica con años de historia, muchas veces agravada por ahogamientos al ser una zona de baño sin vigilancia, pero que no evitan que siga siendo uno de los lugares de recreo favoritos.

Las lluvias han favorecido que durante este verano, al contrario que otros años, el Pontón Alto se mantenga al 100% de su capacidad, un 15% más comparándolo con el pasado 2017. Una situación excepcional que, además de garantizar el abastecimiento a la ciudad de Segovia y otras poblaciones próximas, hacen que el Pontón sea una referencia para el ocio de toda la provincia, inmerso prácticamente en la Sierra de Guadarrama. En esta línea, muchos bañistas afirman que prefieren bañarse en el pantano a las piscinas, evitando así cloros y otras sustancias químicas en el agua y encontrándose más tranquilos cuando hay poca gente.

Aunque todo lo bueno también tiene su punto malo. La Junta de Castilla y León define las aguas del pantano como “peligrosas”, por lo que el baño no está aconsejado. Afortunadamente, este año no ha habido que lamentar víctimas mortales por ahogamiento en las aguas del Pontón, pero es algo común año tras año. A pesar de esto, los usuarios del pantano cuentan que el baño “no es tan peligroso como parece”. Ellos mismos comentan que cada uno tiene que ser consciente de su capacidad nadando y saber hasta qué punto puede alejarse de la orilla.

Los problemas son mayores durante los fines de semana. Los visitantes al Pontón se multiplican y, con ello, los coches en los que se desplazan. El parking ubicado justo a la entrada al pantano se queda pequeño para acoger a tantos vehículos, por lo que los accesos y los arcenes de la carretera CL-601 se llenan de coches estacionados, suponiendo un problema para la seguridad vial. Este es uno de los mayores problemas que ven los usuarios diarios del Pontón, ya que toda la infraestructura diseñada se queda pequeña los sábados y domingos de verano.

En esta línea, la acumulación de basura supone también molestia para los usuarios. Muchos de ellos recuerdan haber recogido cosas de lo más extrañas, tanto del agua como de la orilla: sillas, ropa, zapatillas…, sin olvidar botellas, bolsas de plástico y otros desperdicios que la gente no recoge tras pasar el día en el pantano. En los accesos al recinto existen contenedores para depositar la basura, no al igual que en el interior, donde las papeleras llevan años “desaparecidas” de su ubicación.

También es posible practicar deportes acuáticos en el Pontón, como el piragüismo, ya que empresas especializadas organizan rutas y clases guiadas. Pescadores aficionados también acuden a diario al Pontón, más frecuentemente los días laborables, ya que ellos mismos comentan que los fines de semana es “imposible” pescar, ya que los bañistas están por todos los lados y espantan a los peces cerca de la orilla, por lo que piden respeto, ya que el Pontón “es un sitio de todos”.


CAMPAÑA DE SENSIBILIZACIÓN

Como cada año con la llegada del calor, la Junta de Castilla y León inició una campaña de sensibilización a los bañistas del Pontón, repartiendo folletos informativos en los que se indican los peligros del baño en las aguas de un pantano, así como la forma de reaccionar en caso de ahogamiento o emergencia.

Además, la Junta también informa que no solo existen peligros por ahogamiento. El agua del Pontón Alto no pasa controles periódicos de calidad del agua, al contrario que otras zonas de baño de la provincia, como el embalse de Linares del Arroyo, ubicado en la localidad de Maderuelo.

A pesar de todos los problemas y las contradicciones para el baño, la gente sigue acudiendo al Pontón Alto durante los días de verano. También es posible realizar rutas a pie por la orilla del pantano, donde hace unos años se habilitó un sendero que permite llegar hasta la cola del Pontón, situada en el paraje natural de El Robledo.