Jaime Lafuente, durante la inauguración de Folk Segovia. /Nerea Llorente
Publicidad

Los sonidos tradicionales, fusionados con ritmos más actuales saltan a escena en Folk Segovia con su último día de conciertos. Jaime Lafuente dirige un año más estos Encuentros Agapito Marazuela.

¿Cómo ha sido la evolución del festival tras 36 años?

El recorrido tiene peso desde luego, no es fácil mantener un festival tantos años. Ha sido una labor de todos. Por un lado las instituciones apoyando, por otro lado los medios aportando su granito de arena, la organización, los colaboradores, etc. Pero sin el público no somos nadie.

En la inauguración realizaron un sentido homenaje a Ignacio Sanz. ¿Cómo vivieron esa carga de emociones?

Fue de los momentos más bonitos y emotivos que se han vivido en Folk Segovia. Una persona como Ignacio, tan querida en la ciudad. Nos emocionamos todos viendo que le llegaba muy adentro este reconocimiento. Yo me alegro mucho de que haya recibido el homenaje.

¿A qué público están destinados los conciertos?

La música folk tiene la virtud de gustar a un niño o una persona mayor. No olvidemos que la música tradicional viene de abajo hacia arriba. Son canciones que han ido creando el pueblo a lo largo de la historia. Tiene mucho que ver con el día a día del ser humano.

La programación de hoy comienza con un pasacalles por la Calle Real. ¿Por qué deciden realizar este tipo de espectáculos musicales?

Los pasacalles son una seña de identidad del festival. A los conciertos, el público va; los pasacalles, la gente se los encuentra. Es echar el festival hacia el público. Llegas a mucho más público gracias a esos fantásticos músicos.

Y por la tarde, tres conciertos seguidos para vivir un sábado mágico. ¿Qué pondrán sobre el escenario?

Entavía por un lado, parte de la tradición y lo mezcla con conceptos más sureños aunque sean salmantinos. Aljibe es un grupo veterano, muy tradicional, pero con arreglos actualizados. Y por último, los dos conciertos de la noche. Por un lado, el concepto tradicional de Babel frente a Electrogalla que mezcla la gralla catalana con sonidos electrónicos. Esa amplitud de miras que tiene la música folk se verá reflejada.

Durante todo el día de hoy también continúa la feria discográfica en La Alhóndiga, ¿qué podemos encontrar en ella?

Este año le hemos dado un giro a la feria, hemos ampliado la oferta porque cada vez se hacen menos discos. Hemos recurrido a una persona especializada en este tipo de ferias, nos ha traído material muy importante. Los coleccionistas de discos de folk no deben dejar de pasarse por la feria porque van a encontrar auténticas joyas.

¿Qué se va a mostrar en la proyección del documental?

Félix Contreras es un estudioso de la tradición. Me comentó que había encontrado en una cadena británica un pequeño documental en el que aparecían personajes de la música de la dulzaina de los años 30 tocando en la Exposición Universal de París bajo la tutela de Agapito Marazuela. Ver esas imágenes resulta absolutamente emocionante.

Y además, realizarán la habitual presentación de discos y libros. ¿Qué artistas y escritores van a enseñar sus trabajos?

Seguimos los criterios de años anteriores, gente que acaba de editar su nueva grabación o libros que tienen que ver con la música folk nos contarán sus obras en pequeños espacios de diez minutos.

¿A quién va destinado el taller musical Trakamatraka del domingo?

Va dirigido al público infantil, a partir de 4-5 años. Es una actividad muy divertida, los críos se lo pasan muy bien. Lo que hace Jon Urrutia con su espectáculo es hacer música con elementos reciclados. Demuestra que con cualquier cosa se puede hacer algo musicalmente divertido.