Héctor Sansegundo, en su actuación en el ‘Juan Bravo’. / el adelantado
Publicidad

Más de 600 personas asistieron, en dos sesiones, al Teatro Juan Bravo para disfrutar del espectáculo de Héctor Sansegundo, ‘El último gran majo’. Después de que el año pasado, la Diputación recuperase la tradición de ofrecer a los participantes en las Aulas de Manualidades y Sociales la oportunidad de encontrarse en el auditorio segoviano para asistir a un espectáculo pensado para ellos, el martes tenía lugar una cita que se repetirá hoy a las 18 horas, en una última sesión para los participantes procedentes de los CEAAS de Cantalejo y Cuéllar.

Por otro lado, quedaban tres de las nueve exposiciones de Aulas de Manualidades por inaugurar y para ello sirvió la tarde del lunes, en la que tanto el presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, como el diputado del Área de Asuntos Sociales y Deportes, Miguel Ángel de Vicente, se trasladaron a las localidades de Zarzuela del Pinar, Navalmanzano y Caballar, con el fin de terminar de comprobar de cerca lo mucho que ha dado de sí el curso 2018-19 para los más de 1.300 participantes en estas Aulas.

Tanto Vázquez como De Vicente aplaudieron la originalidad con la que afrontan los participantes en esta actividad las dos horas de curso a la semana. “Se ve el provecho que tienen estas clases en cada una de estas exposiciones”, declaraba el presidente provincial, animando a los presentes a “seguir haciendo lo mismo y superarse en los próximos años”.

Por su parte, Miguel Ángel de Vicente, que de nuevo destacó el “orgullo” que supone ver transformado lo que en un principio fue una idea sobre un papel en los servicios centrales de la Diputación en un mueble restaurado, un elemento decorativo o un cojín zurcido, quiso incidir en la “valiente apuesta del presidente, en una época de crisis, por seguir teniendo estos programas en la provincia, a pesar de que los fondos de otras administraciones destinados a estas acciones fueron retirados”.