Publicidad

No pudo ser. Las previsiones meterorológicas se cumplieron y la lluvia en forma de aguanieve hizo imposible la salida de las diez cofradías segovianas en la Procesión de los Pasos del Viernes Santo.

Aunque la mañana fue buena, la llegada del frente de chubascos previsto por la AEMET hizo acto de presencia a las 19,30 horas con una fina lluvia que adelantó las intenciones de las cofradías de convocar una reunión conforme al protocolo de inclemencias meteorológicas media hora antes del inicio de la procesión prevista para las 20.30 horas.

Así, la directiva de la Junta, con los hermanos mayores de las cofradías y responsables de la Policía Local se reunieron en la sacristía de la Catedral para tomar una decisión, que en un primer momento fue de suspensión de la procesión, aunque se decidió esperar hasta un cuarto de hora antes del inicio para la decisión definitiva.

La lluvia arreciaba y finalmente a las 20,15 horas el presidente de la Junta de Cofradías Víctor García informaba a las cofradías a través de la megafonía de la Catedral de la suspensión definitiva de la procesión, abriendo la posibilidad de que cada cofradía decidiera regresar a sus parroquias o esperar hasta la mañana del sábado para poder recoger sus pasos.

La mayor parte de las cofradías optaron por regresar a sus parroquias protegiendo con plásticos a sus imágenes en un traslado dirigido por la Policía Local desde la Catedral hasta sus lugares de origen pasando por la Calle Real.

A última hora de la noche, la Junta de Cofradías hizo pública una nota de agradecimiento a las cofradías y al público segoviano por su “comprensión” ante la difícil decisión de suspender la procesión, y desmintió un bulo difundido en redes sociales en el que se aseguraba que la Catedral cobraría dinero a las cofradías que decidieran seguir en la Catedral.

Compartir