Publicidad

Los nombres de Ángel Esteban Calle y Casla son inseparables. Es un “tanto monta, monta tanto”. Si a Casla le falta Ángel Esteban, le faltaría la “vidilla” que sus actividades, poesías y concursos, aportan a este pequeño pueblo situado a los pies de la Sierra… pero, si a Ángel Esteban le falta Casla… sería difícil de imaginar. Cuando habla de todo lo que allí se hace desde hace tanto, se percibe el entusiasmo, es algo más, muchísimo más, que un entretenimiento o una ocupación. Para Ángel, la cultura y, principalmente la poesía, se han convertido en un motor, en su motor…

Recuerda momentos, fechas, actividades… Muy deprisa, como si faltara el tiempo… Si no fuera porque su nombre, Ángel Estaban, resuena desde que se creara la Asociación La Colodra, podríamos creer que vive el entusiasmo que se siente cuando algo comienza a caminar, pero no, aquella aventura tiene treinta y dos años… Y, además, asegura que la misión de un cronista, no solo es investigar la historia, también es “hacer historia”…

— ¿Como fueron los inicios como cronista en Casla?
— Fue a través de una propuesta del Ayuntamiento, del alcalde, que en aquellos días era Jesús María Sanz Martín. En Casla, que es mi pueblo, tengo la satisfacción de desempeñar este cargo de cronista desde octubre del año 2000. En el acuerdo del Ayuntamiento, se resaltaba que soy licenciado en Filosofía y Letras y en Ciencias de la Información y me facultaban para realizar esta función. Como es normal, en aquel acuerdo quedaba claro que este cargo no llevaba consigo ningún sueldo ni retribución económica, salvo los gastos que pudieran derivarse del desempeño del mismo.

Ligado a este nombramiento, en noviembre de 2001, pasé a ser miembro de la Asociación Española de Cronistas Oficiales, a cuyos congresos anuales he asistido con frecuencia, aportando varias comunicaciones sobre temas como “La Trashumancia”, en una ponencia que presenté en Cáceres o, “La Historia de Casla en cinco libros”, que presenté en Burgos, haciendo referencia a José Antonio Fuentes Heras, quien ha publicado cosas desde la Prehistoria hasta el siglo XVI de allí, de Casla y de Tomás Ramos Hernanz, que también tiene publicaciones que recogen la historia de la zona desde el siglo XVII, cuando se construyó la ermita de la Virgen de la Estrella, hasta el siglo pasado.

Con respecto a las comunicaciones, y como tema muy relacionado con el papel que realiza el cronista oficial, he realizado dos ponencias sobre este tema. La primera se titulaba “El cronista oficial en los pueblos pequeños”, que presenté en Altea (Alicante) en el año 2002 y, la segunda, “El cronista Oficial como escritor, historiador y periodista”, presentada en Ávila en el año 2003.

— Quienes conocemos la trayectoria de Ángel Esteban, sabemos que lleva muchos años relacionado con el mundo de la cultura. Para quien no tenga esos datos cuéntenos cómo fue esa etapa… el antes de ser cronista de Ángel Esteban.
— Casla es un pueblo muy asociativo. Está la asociación de Jubilados, la de Cazadores, la asociación La Colodra, que es donde intervengo directamente. En ella he sido vocal, he sido presidente y, actualmente soy el vicepresidente. Lo que hacemos en La Colodra es, fundamentalmente, actividades culturales. Concretamente, en el mes de agosto, tenemos una semana íntegra de este tipo de actividades con un poco de todo, música, literatura, con un concurso de poesía que en este momento está dotado con 1000 euros para el premio… Hemos hecho, hace poco, un concurso relacionado con el Carnaval, en fin… Así estamos durante todo el año.

— Precisamente la asociación cultural provincial “La Colodra”, cuando surgió llamó mucho la atención ¿Cuando se creó, era de las pocas que había, por no decir que era única en Segovia?
— Se fundó en 1987, y es cierto que es de carácter provincial, lo que nos permite organizar actividades en toda la provincia, incluyendo Segovia y los pueblos de alrededor…Fue muy llamativo porque en aquel tiempo no se estilaban este tipo de asociaciones.

— A partir del comienzo de la andadura de la asociación, comenzó un mayor contacto con el pueblo y con los habitantes de la zona…
— Sí claro. Eso me permitía estar en contacto, para empezar, con todos los demás miembros de la junta directiva puesto que desde el principio estuve en ella. Luego, también con los habitantes de la zona, quienes responden estupendamente a todos los actos que organizamos pues, el salón de actos del Ayuntamiento que tenemos allí, que se llama “Los Toriles” y el alcalde, Oscar San Juan García, nos lo cede para las actividades que hacemos. El nombre de “Los Toriles” se debe a que, hace tiempo ha tenido varios usos y, entre otros, hace muchos años, allí estaban los toros…

— ¿Cómo presentaría a Casla, y toda esta zona de la provincia en la que se asienta, desde su puesto de Cronista?
— Tengo un blog que se llama “El blog de Ángel Esteban Cronista Oficial de Casla”, ahí voy recogiendo todas las actividades que se realizan, tanto culturales como sociales. Las últimas han sido la entrega del premio del concurso de cuentos de Carnaval y anteriormente, todo lo relacionado con las fiestas de Santa Águeda, que se celebran en muchos puntos de la provincia de Segovia, en Ávila, en Zamarramala… El acto principal es la entrega del bastón de mando por parte del alcalde a la alcaldesa de cada año…

Como pueden ver, en Casla hay muchas actividades. El pueblo, tiene alrededor de 165 habitantes, pero la asociación de La Colodra tiene más de 300 socios, por lo tanto, este es un pueblo que se mueve mucho en el terreno asociativo, tanto desde el punto de vista cultural como social…

— Pero, independientemente, un cronista dedica su tiempo a la investigación sobre la historia, las cosas que han sucedido en su territorio a lo largo de los años… ¿Cómo ha sido la vida en Casla?
— Mi padre era médico, fue el médico de Casla durante muchos años. Yo nací allí y estuve viviendo hasta los 13 años. Lo que recuerdo de aquellos tiempos es de un pueblo evidentemente agrario y ganadero. A lo largo de los años, ha tenido una evolución en la que la agricultura y la ganadería han cedido el paso a otros negocios que pertenecen a otros sectores como el de servicios. En cuanto a vegetación, el campo está casi invadido por lo que allí llaman Enebro que, en realidad es la Sabina Albar. Hay una dehesa y, muchos de los campos que antes se cultivaban, ahora están llenos de este tipo de árboles.

En el pueblo no residen muchos jóvenes, como ocurre en otros lugares de la provincia de Segovia y, la mayoría de la población está jubilada. Las personas mayores tienen una asociación de Jubilados y en el centro donde se reúnen hacen un poco de todo: Juegan a las cartas, hacen comidas a lo largo del año y pasan su tiempo libre. El salón donde se reúnen está ubicado dentro del edificio del Ayuntamiento, en la misma zona donde La Colodra tiene sus instalaciones. Yo me dedico al blog y a participar en todas las actividades culturales y sociales que se realizan allí, en Casla. Por este motivo soy jurado de varios concursos e intervengo en la presentación de los actos que se realizan, porque la labor de un cronista no es solo investigar la historia de la población a la que pertenece, también es “crear historia”.

Estamos hablando de actividades culturales pero, de muchos tipos diferentes como conciertos, presentaciones de libros, a veces han sido libros míos, los que he publicado que son, por poner un ejemplo, la novela “Semana de invierno en Pedraza”, con prólogo del Marqués de Lozoya, que se presentó allí, en Casla.

El último libro que se ha publicado y se ha presentado allí, es el que lleva el título de “Cuatro poetas segovianos”. Este libro tuvo sus inicios en Segovia, en la Diputación Provincial, donde estuvimos haciendo un recital las cuatro personas que luego protagonizamos este libro y, a raíz de eso, se amplió un poco el programa del recital y se hizo un libro que recoge poemas de Jaime Costa Arribas, Javier de Miguel Polo, Julio Cesar Fernández García y otros míos.

— ¿La importante cantidad de miembros que tiene la Asociación “La Colodra”, crees que es consecuencia de haber funcionado como asociación desde hace tanto tiempo y que por ello, la gente del pueblo y de toda esta zona de la provincia, están acostumbrados a participar en las actividades culturales que habéis organizado a lo largo de los años?
— Yo creo que sí. Porque algunas veces, hablando con amigos me preguntan qué tiene mi pueblo, Casla, para salir tanto en la prensa, porque El Adelantado de Segovia me está publicando muchas cosas casi continuamente.. También se publican todas las cosas que hago en Casla en la web de la Real Asociación de Cronistas Oficiales… Todo eso crea un ambiente que hace que la gente se interese por ello, porque ven que eso que se hace, se reconoce y tiene su fruto.

En definitiva, es dar a conocer Casla. Incluso se han hecho algunos programas de televisión en el pueblo recogiendo una serie de cosas de su día a día.

— Cuándo hace más de 30 años pusisteis en marcha La Colodra ¿recuerdas como fue la inauguración?
— En el acto fundacional, en la inauguración, estuvieron presentes una serie de personas de mucha importancia. El presidente de la Junta de Castilla y León, que entonces era José María Aznar, envió al delegado de Cultura de la Junta de Castilla y León, estuvo Mari Carmen Prendes, Luis Felipe de Peñalosa… ¡hasta algún senador! Desde el primer momento se le dio un auge importante al pueblo, hasta el punto que cuando se construyó una urbanización de chalets que existe en Casla, entre los reclamos para los posibles compradores, utilizaron el número de actividades culturales que allí se realizaban.

— ¿A las actividades, acude gente de fuera del pueblo?
— Sí, también. Hay personas ligadas al pueblo, aunque vivan en Madrid, y gente que tiene en Casla su segunda vivienda, que acuden a estos actos habitualmente, algo que incluso a mí me tiene un poco asombrado porque no creía que iba a llegar a tanto.

— Para terminar ¿te han llamado de algún otro lugar para organizar actividades?
— En realidad pertenezco a otras asociaciones y realizo alguna colaboración con la Fundación Villa de Pedraza. En Madrid, que es donde ahora me muevo, estoy en la junta directiva del Centro Municipal de Mayores “Dos Amigos”, un centro del Ayuntamiento que se encuentra en el distrito Centro. Allí, además, soy miembro del consejo de redacción de un periódico que va dirigido a los Centros de Mayores de este distrito. Su nombre es “Mayores en Acción: El periódico de la experiencia” y en él hablamos de las actividades de los centros y de la actualidad de Madrid. Además, dirijo un taller de poesía y animación a la lectura y, en él hacemos recitales y actividades.

Así se cuenta la historia de Ángel Esteban Calle quien, profesionalmente, en estos años, ha sido profesor de Filosofía y Lengua y Literatura Española en varios institutos de Bachillerato de Madrid y, en RTVE, ha trabajado como redactor fijo, durante 25 años, desempeñando diversos cargos…