Publicidad

De todos, por todos y para todos. Cada uno de los 126 hombres y mujeres que participaron en la brillante mañana de ayer en la jura de bandera civil en la Plaza Mayor llevaron con emoción a sus conciudadanos el mensaje de respeto a una bandera que simboliza el proyecto común de un país que quiere seguir avanzando con la unidad de todas las sensibilidades.

La jura de bandera puso un magnífico colofón a la festividad de Santa Bárbara, patrona del arma de Artillería, que congregó en el ágora de la capital a la práctica totalidad de los alumnos de las escalas básica y superior de la Academia de Artillería para tomar parte en el acto militar presidido por el teniente general jefe del Mando de Adiestramiento y Doctrina (MADOC) José Carrasco Gabaldón y al que asistió una amplia representación institucional con la alcaldesa Clara Luquero a la cabeza.

El coronel director de la Academia de Artillería, José María Martínez Ferrer fue el encargado de tomar el juramento a los ciudadanos que juraron bandera, que respondieron con un ensordecedor ‘si juramos’ a la fórmula establecida por el decreto regulador de este tipo de actos.

Tras la jura, uno a uno fueron pasando ante el estandarte, muchos de ellos evocando los recuerdos de su pasado militar como oficiales, suboficiales o bien como soldados de reemplazo en su ya lejana ‘mili’; y otros con la emoción de rendir homenaje a familiares o amigos que les dejaron hace tiempo y que dedicaron su vida a las Fuerzas Armadas. En algunos casos, la emoción llevó a las lágrimas al pasar bajo el estandarte o a la torpe reacción de un ciudadano que realizó el saludo fascista tras honrar a la bandera.

En sus intervenciones tras la jura, tanto el coronel Martínez Ferrer como la alcaldesa de Segovia pusieron de manifiesto la importancia del “compromiso” de los ciudadanos con la defensa de España y los valores democráticos y constitucionales que supone la jura de bandera. Así, el director de la Academia de Artillería agradeció el gesto de los participantes, y aseguró que España “hoy más que nunca necesita ciudadanos comprometidos con la Libertad, la convivencia, la tolerancia, la solidaridad desinteresada, el respeto a la ley y la lealtad a todos los valores democráticos y sociales que hacen que España sea un país en el que vale la pena vivir y por el que valdría la pena morir si es necesario”. De igual modo, señaló que todo este compromiso “es necesario para construir una España mejor que legar a nuestros hijos y nietos, en una tarea que nunca acaba pero que es la esencia de nuestra vida colectiva como sociedad”.

Por su parte, la alcaldesa Clara Luquero recordó el 40 aniversario de la promulgación de la Constitución y aseguró que estas cuatro décadas “han propiciado la mejor etapa de la reciente historia de nuestro país, fundamentada en el reconocimiento de los derechos y libertades que nos convierten en ciudadanos y ciudadanas”. Además, indicó que entre los logros conseguidos al amparo de la Constitución destaca la renovación de los “lazos de unión entre la ciudadanía y nuestras Fuerzas Armadas, de las que la Academia de Artillería es uno de sus ejemplos más excelentes”.

Al finalizar la jura, el protocolo del acto estableció la entrega de recompensas y distinciones a militares y civiles, así como la entrega del título de ‘Artillero de honor’ a las personas o instituciones que se han destacado por su apoyo a favor de la Academia de Artillería. Así, el centro de Enseñanza Militar distinguió con este reconocimiento al coronel jefe de la Base Mixta Luis Segura Rius, al jefe de la comandancia de la Guardia Civil José Luis Ramírez, al comisario jefe del Cuerpo Nacional de Policía Manuel Antonio de la Fuente, al director de la Real Academia de San Quirce Rafael Cantalejo, al teniente coronel de Sanidad Militar Jesús García Jerónimo y a Blanca Collar de Cáceres y Julián Cañas Aparicio como personal civil al servicio del Patronato del Alcázar y la Academia de Artillería respectivamente.