La Junta realizó la ‘prueba del talón’ a 885 niños en Segovia en 2018

261

La Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Sanidad, desarrolla actuaciones para la protección de la salud materno infantil. En este ámbito se encuentran el programa de detección de enfermedades congénitas, el programa de detección precoz de la hipoacusia infantil, el programa de promoción de la lactancia materna en Castilla y León, y acciones relacionadas con la información sobre el embarazo, parto y puerperio y los cuidados del niño hasta los tres años. Estas iniciativas están dirigidas a padres y madres para que dispongan de recursos, consejos e información útiles para el periodo que se extiende desde el inicio del embarazo hasta que el niño finaliza su tercer año de vida.

El programa de detección precoz de enfermedades congénitas persigue averiguar en los primeros días de la vida del bebé si existen alteraciones metabólicas o genéticas, mediante la determinación de diversos parámetros en muestras de sangre. Para ello se realiza entre las 48 y 72 horas de vida del niño la conocida como ‘prueba del talón’, que consiste en una punción en el talón de los neonatos. En 2018, en Segovia, se realizó esta prueba a los 885 nacidos durante el año, con lo que se alcanzó la cobertura del 99,7% de los neonatos. Además, se distribuyeron 156 juegos completos para realizar las pruebas metabólicas en los centros de salud. De todas las pruebas, sólo hubo un caso positivo.

La ‘prueba de talón’ previene ya ocho enfermedades congénitas. Este programa de cribado neonatal facilita que se aplique a los niños un tratamiento médico de manera extremadamente temprana, lo que mejora su pronóstico y evita la aparición de posibles discapacidades asociadas.

Para esta vigilancia, la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León puso en marcha -en 1990- el ‘Programa de detección precoz de enfermedades congénitas del recién nacido’, popularmente conocido como ‘la prueba del talón’, un procedimiento que se ofrece a todos los niños nacidos en Castilla y León. Y si por alguna circunstancia excepcional algún paciente no puede realizar la prueba durante su estancia en el hospital, también se puede hacer posteriormente en los centros de salud.

Debido a su eficacia y buen funcionamiento, se han ido ampliando las pruebas incluidas dentro del programa, y se pueden diagnosticar ya ocho problemas de salud distintos, cuatro de ellos incluidos en la cartera de servicios de Sacyl en 2018.

Tras su obtención, las muestras de sangre se envían al laboratorio del Centro de Hemoterapia y Hemodonación de Castilla y León, entidad designada por la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad -organismo responsable del programa de cribado neonatal- para las analíticas diagnósticas. El centro es, además, el encargado también de facilitar a las familias los resultados de las pruebas.