09-1kama_Torreon-Lozoya-Interior-Fundacion-Caja-Segovia_KAM0422
Imagen de archivo de las salas del Torreón de Lozoya que ya han sido adaptadas para albergar el museo. /KAMARERO
Publicidad

La Junta de Castilla y León ha concedido la consideración de museo al Torreón de Lozoya que guarda la colección de obras de la  Fundación Caja Segovia y permitirá la visita a la torre desde la que se puede contemplar una amplia panorámica de Segovia.

La categoría hecha oficial el 10 de mayo, casualmente el Día Regional del Patrimonio, ha sido otorgada en aplicación de la Ley de Museos de Castilla y León (Ley 2/2014, de 28 de marzo, de Centros Museísticos de Castilla y León), tras  haber dado cumplimiento a las exigencias recogidas en esta norma, incluyendo la elaboración de un extenso y detallado Proyecto Museológico, según ha explicado el director de la Fundación Caja Segovia, Rafael Ruiz Alonso. “La categoría de ‘museo’ —indica la Fundación en un comunicado— es la más alta dentro de la clasificación que dicha Ley establece entre los diferentes centros museísticos de Castilla y León”.

Rafael Ruiz asegura que el objetivo prioritario ahora es poder  abrir al público antes de que termine el año 2018 el centro cultural que ha pasado a ser denominado ‘Torreón de Lozoya. Museo de la Fundación Caja Segovia’.  Sin embargo, el proceso está bloqueado a la espera de que el Ayuntamiento de Segovia conceda una licencia de obras, necesaria para acometer una serie de reformas que la Fundación Caja Segovia ha de afrontar en el edificio situado en la Plaza de San Martín antes de poner estas dependencias al servicio de la sociedad segoviana. También será necesario que el expediente pase por la Comisión Territorial de Patrimonio.

La Fundación Caja Segovia lleva esperando ocho meses la licencia municipal para unas obras que califica como “menores” y no tiene una previsión clara de cuándo será emitida. Las obras pendientes consisten fundamentalmente en la instalación de un ascensor, climatización de las nuevas salas del museo, acondicionamiento del área administrativa y actualización de los sistemas de extinción de incendios, con la colocación de bocas de incendios.

El ascensor se montará en un patio de servicio que se encuentra en una zona reconstruida en la década de los años setenta del pasado siglo, respetando la singularidad del edificio histórico, según detalla Rafael Ruiz.  Las nuevas dependencias administrativas, que permitirán el traslado de los despachos de la Fundación que aún ocupa en la que fue sede principal de Caja Segovia en la avenida del Acueducto y la calle El Carmen, se situarán en la casa de los guardeses del Torreón de Lozoya. “Tener todo el edificio en uso es lo mejor para su conservación” comenta el también académico de San Quirce.

 

Arte contemporáneo

El Torreón de Lozoya “además de ser un edificio singular en Castilla y León cuenta con una dotación como pocos”, señala Rafael Ruiz indicando que dispone de sala de conferencias; un jardín en el que se organizan conciertos, conferencias y espectáculos; salas para exposiciones temporales y otras ya adaptadas para mostrar la colección permanente; y la torre que da nombre al monumento.

El nuevo museo albergará 1.200 piezas de variadas manifestaciones artísticas, decorativas y de documentación — pinturas, esculturas, obras de cristal e incluso una colección numismática compuesta por 450 monedas—. Sus salas darán cuenta, por un lado, de la historia de Caja Segovia y su Obra Social y, por otro, de las principales manifestaciones de arte contemporáneo de Segovia. Rafael Ruiz asegura que el ‘Torreón’ tendrá un marcado “sesgo segoviano” y “completará la línea del Museo Provincial”  recogiendo la obra de las últimas generaciones de artistas vinculados a esta provincia. Además la apertura del centro museístico dará la oportunidad de visitar la torre que da nombre al edificio.

Las entradas al museo, con capacidad para tener un flujo de 200 visitantes, costarán entre 2 y 4 euros, si bien se mantendrá el acceso gratuito a las exposiciones temporales que continuarán ocupando las salas de Palacio y las salas de Caballerizas.

Compartir