El delegado territorial, Javier López-Escobar, preside la jornada de formación a los funcionarios. / El Adelantado
Publicidad

La Delegación Territorial ha acogido una jornada formativa centrada en instruir a los profesionales de la Gerencia de Servicios Sociales en las funciones del Comité de Ética de Castilla y León, en la que también se ha analizado el recorrido de este órgano desde su creación en 2016.

El delegado territorial, Javier López-Escobar, intervino en la apertura del encuentro y destacó que hay que tener dos consideraciones sobre el profesional de los Servicios Sociales, “implicación personal y vocación por su trabajo y cualificación profesional y técnica”. El delegado añadió que “los Servicios Sociales se conciben para atender a personas individuales, no a colectivos, y por ello hay que hacerlo con eficacia, cercanía, flexibilidad y trato personalizado”.

Un total de 40 técnicos de la Gerencia Territorial de Servicios Sociales de Segovia se dieron en esta jornada en la que participaron como ponentes María Fuencisla Gutiérrez de la Cruz, trabajadora social en la Gerencia Territorial de Servicios Sociales de Segovia; y Amelia González Barrio, trabajadora social en la Gerencia de Palencia.

El Comité de Ética

Creado en 2016, el Comité de Ética de los Servicios Sociales de Castilla y León nació por la necesidad de integrar los aspectos éticos en la atención a las personas en los casos en los que las decisiones técnicas puedan entrar en conflicto con los derechos y necesidades de los usuarios de los Servicios Sociales. Por este motivo, la Junta de Castilla y León creó este órgano de consulta y deliberación, de naturaleza interdisciplinar y funcionalmente independiente, que tiene como objetivo analizar y asesorar sobre las cuestiones de carácter ético que surjan en la intervención social dentro del ámbito de los Servicios Sociales.

Adscrito a la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades tiene como misión generar conocimiento y modos de actuación que mejoren la calidad de la atención. Valora aquellas ocasiones en las que se plantea un conflicto ético, al confrontar los derechos de los usuarios con los beneficios de la intervención o con los derechos de otros usuarios. El Comité redacta informes y recomendaciones en respuesta a las dudas de los profesionales, siempre con el objetivo de lograr el bienestar y el efectivo respeto de los derechos de las personas.

El Comité de Ética de los Servicios Sociales está compuesto por once profesionales de distintas disciplinas que trabajan en este campo, y sus funciones principales son: analizar, asesorar y facilitar la toma de decisiones en los conflictos éticos; promover la sensibilización; impulsar y facilitar la formación de grupos de reflexión ética; elaborar y promover publicaciones, documentos, recomendaciones y protocolos de actuación para dar respuesta a situaciones de conflicto; e impulsar la formación en ética.