Un momento de la jornada técnica informativa impartida a profesionales del área medioambiental. / El Adelantado
Publicidad

El delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar, ha intervenido al inicio de la jornada y ha destacado que el PRUG “constituye una herramienta imprescindible en la gestión integral y conservación del parque nacional”. El propio documento establece que una de las líneas de trabajo para mejorar la calidad de esta gestión es la formación del personal sobre el que descansa, en gran medida, la planificación y protección del espacio protegido. Por ello, López-Escobar ha agradecido a todos los profesionales que velan por la conservación del medio natural su compromiso y dedicación con el medio ambiente.

El objetivo principal de la convocatoria formativa, impartida por la codirectora del Parque Nacional, Patricia Riquelme, es revisar esta normativa de protección que quedó aprobada en el Decreto 16/2019, de 23 de mayo, publicado en el Boletín Oficial de Castilla y León el 24 de mayo, y que entra en vigor hoy. Además, la jornada se enmarca en uno de los criterios de gestión del PRUG que recoge la necesaria coordinación entre administraciones con competencias en el Parque Nacional.

El PRUG establece los criterios de gestión, ordena los usos en función de las diferentes zonas que establece la normativa estatal básica de parques nacionales y formula una serie de programas sectoriales de desarrollo para la consecución de los objetivos. Su elaboración ha requerido un intenso trabajo de diagnóstico, participación pública y coordinación con la Comunidad de Madrid para unificar en un único texto las directrices, normativa y orientaciones en la gestión.

La gestión de este parque nacional corresponde a las comunidades de Madrid y Castilla y León, y ambas deben asegurar su gestión integral y garantizar la conservación de sus ecosistemas. El PRUG se sometió a un amplio proceso de participación e información pública llevado a cabo por técnicos de ambas comunidades, Madrid y Castilla y León, y del Organismo Parques Nacionales, quienes movilizaron a las administraciones locales y asociaciones representantes de la población local y propietarios, personal de la administración vinculado a la conservación del territorio, instituciones de investigación, científicos y expertos, entidades de promoción, empresarios, federaciones y clubes deportivos y entidades cuyo fin era la conservación del patrimonio natural y cultural.

Los redactores del documento destacaron el esfuerzo por ajustarse al complejo marco normativo, con legislación de carácter nacional y de dos autonomías, además de la coexistencia de otras categorías.

El Decreto establece las directrices para la elaboración de los programas sectoriales de actuación, donde se recogen las medidas para proteger y conservar los valores naturales y culturales del parque.

Igualmente incluye los criterios de colaboración con otras administraciones e instituciones, así como el marco para la integración de los titulares de derechos y de los residentes locales en las actividades asociadas a la gestión del parque nacional y el régimen para la supresión de las actividades clasificadas como incompatibles.

Finalmente recoge también los parámetros e indicadores que habrán de utilizarse para realizar el seguimiento y la evaluación del estado de conservación del parque nacional y del grado de cumplimiento de los objetivos del parque.

La Sierra de Guadarrama ocupa 33.960 hectáreas de la sierra del Sistema Central, un macizo montañoso que divide en dos la meseta castellana y separa las cuencas hidrográficas del Duero y el Tajo y las provincias de Segovia y Madrid. La mayor parte de su superficie lo ocupan las cumbres dominadas por los afloramientos rocosos y los pastos y matorrales de altura.

Casi el 64% de sus cumbres corresponde a la Comunidad de Madrid y algo más del 36% restante pertenece a Segovia. El pico Peñalara, con 2.428 metros, es la cima de mayor altitud. Sus principales ecosistemas son los pinares, lagunas y humedales de alta montaña.

El espacio fue declarado Parque Nacional en junio de 2013 y en el ámbito de Castilla y León acoge 19 términos municipales entre el parque nacional y su zona periférica de protección.