Estos días hay máximo riesgo de que se produzcan incendios en terrenos forestal. / el adelantado
Estos días hay máximo riesgo de que se produzcan incendios en terreno forestal. / el adelantado
Publicidad

La Junta de Castilla y León ha declarado alerta por riesgo meteorológico de incendios forestales en todas las provincias de Castilla y León para los días 2, 3, 4 y 5 de agosto. Se solicita a la población que, además de extremar las medidas de prudencia, tenga la máxima precaución en sus actividades al aire libre, primando su seguridad y la del monte, y avisando a través del 112 de la existencia de posibles incendios forestales.
Esta situación viene provocada por un asentamiento prolongado de la masa de aire caliente en altura, continental Sahariana, que provocará temperaturas máximas y mínimas notablemente superiores a lo normal, que alcanzarán valores máximos próximos a los 40 grados en muchos puntos del centro y sur de la Comunidad. En Segovia se esperan hasta 38 grados. Estas condiciones meteorológicas bajan notablemente la humedad del combustible fino muerto y la humedad del combustible vivo, incrementándose notablemente la probabilidad de ignición y de propagación y, por tanto, la posibilidad de que por una pequeña chispa se produzca un incendio. De hecho, ayer se registró un pequeño incendio en un monte de San Rafael por negligencias (otras actividades de los usos del monte), según explicaron desde la Junta, que provocó la quema de 0,01 hectáreas de terreno forestal.
Ante esta situación, se prohíbe el uso de barbacoas, ahumadores en la actividad apícola, así como el uso de maquinaria en el monte y franja de 400 metros de terreno rústico cuyo funcionamiento genere fuego, como sopletes, soldadores o radiales, entre otras herramientas.
La utilización de maquinaria tipo cosechadora se suspenderá en los momentos en que la temperatura sea superior a 30 grados y la velocidad del viento supere los 30 kilómetros por hora. Fuera de esas condiciones se podrá cosechar manteniendo la máxima precaución y teniendo a mano los medios de extinción y el personal suficientes para controlar los posibles incendios que se puedan originar como consecuencia de la labor. El uso de motosierras sí está permitido siempre que se cuente con medios de extinción en esa ubicación (mochila, batefuegos o similar) y sus lugares de mantenimiento, si son en monte, se mantengan limpios de vegetación y con medios de extinción.
Asimismo, se solicita a los ciudadanos que tengan la máxima precaución en sus actividades al aire libre, avisando a través del 112 de la existencia de posibles incendios forestales. También se alerta a las empresas que realizan trabajos y actividades al aire libre, para que extremen la precaución en la ejecución de los mismos, por la posibilidad de que originen fuegos en terreno forestal.