09-1kama_UVA-Estudiantes-Biblioteca_KAM1064
La vida universitaria en Segovia gira en torno al campus María Zambrano de la Universidad de Valladolid. / KAMARERO
Publicidad

La Junta de Castilla y León ya ha publicado las bases que regularán la concesión de las becas universitarias para el presente curso 2018-2019. Estas ayudas están dirigidas a los estudiantes de grados y de máster que cursen estudios universitarios oficiales en la Comunidad de Castilla y León, tanto en centros públicos como privados. Asimismo, quedan “expresamente excluidas del ámbito de aplicación de esta convocatoria las ayudas para la realización de enseñanzas de régimen especial, estudios correspondientes a doctorado, cursos de adaptación al grado (complementos de formación), así como cursos de especialización y títulos propios de las universidades”, según se determina en las bases publicadas ayer por el Boletín Oficial de Castilla y León.

Las becas podrán incluir alguna o algunas de las siguientes modalidades: matrícula, residencia o renta. Las ayudas para la matrícula están destinadas a cubrir los gastos generados por la matriculación de los alumnos de máster en el centro universitario. “El importe por este concepto equivaldrá al establecido para los precios de la matrícula en la enseñanza universitaria oficial de máster en la que el estudiante haya formalizado su primera matrícula”.

Las de residencia tienen por objeto colaborar en los gastos que se ocasionen por residir durante el curso académico fuera del domicilio familiar a aquellos estudiantes que se hayan matriculado en estudios de grado en alguna universidad de Castilla y León. El importe por este concepto se determinará en cada convocatoria no pudiendo ser, en ningún caso, inferior a 1.000 euros ni superior a 4.000 euros.

Y las becas de renta están destinadas a colaborar en los gastos ocasionados por cursar estudios de grado en alguna universidad de Castilla y León. La cuantía concedidad por este concepto no podrá ser superior a 350 euros.

Determinan las bases de la convocatoria que, “para poder ser beneficiario de las ayudas de residencia y de renta, el alumno no deberá superar determinados umbrales de renta y se deberá ser beneficiario, al mismo tiempo, de la cuantía de matrícula en las becas convocadas por la Administración General del Estado en el curso correspondiente para enseñanzas universitarias”.

Además, establecen que “no podrán beneficiarse de la modalidad de residencia los solicitantes con independencia familiar y económica, los que cursen total o parcialmente enseñanzas en la modalidad a distancia, los que estén matriculados en menos de 60 créditos o aquellos que, habiéndose matriculado de menos de 60 créditos en el curso anterior o último realizado, no superaron la totalidad de los créditos”.