Noelia Gómez González. Directora de la Fundación Don Juan de Borbón.
Publicidad

Tras la intensa actividad que se ha desarrollado durante el año 2018, la Fundación Don Juan de Borbón, en este año 2019 inicia una nueva etapa cargada de cambios.

Ya antes de la finalización del pasado año, la directora de la Fundación, desde el 26 de febrero de 2018, Noelia Gómez González, anunciaba alguna de las modificaciones que se van a llevar a cabo en la programación que la Fundación Don Juan de Borbón, desarrolla cada año. Estos cambios van a materializarse en pocas fechas.

Uno de los primeros estará relacionado con el Ciclo Música en los Barrios que, a partir de este nuevo año, se ligará los barrios, pero no solo a ellos, saldrá de las iglesias e, incluso, saldrá de la capital llegando a nuestros pueblos. Saldrá de la música clásica para adentrarse en otras músicas, en otros estilos y, colaborará con las asociaciones de vecinos. También está previsto que la actividad del Ciclo se reparta a lo largo de todo el año, dejando de ser, por lo tanto, una actividad ligada en exclusiva a la Navidad. De estas y otras novedades, ella misma nos ha hablado.

— ¿Este Ciclo se presentará dentro de pocos días?
— A principios de febrero se presentará oficialmente. Este Ciclo tendrá el nombre de “921 Distrito Musical” que, como cualquiera puede observar, lleva en el nombre nuestro prefijo telefónico. La idea es llevar conciertos a lugares alternativos, los barrios de Segovia y los pueblos de la provincia y se trabaja para ello con las asociaciones de vecinos. Se presentará el proyecto en unas dos semanas y tendrá muchísimos conciertos. Se desarrollará durante todo el año y, de momento, se presentará la temporada hasta el mes de agosto y, cuando llegue el verano… Ya tenemos casi todo previsto, está casi todo cerrado.

— ¿El Nuevo Ciclo que antes era “Música en los Barrios” …. ¿A lo largo de todo el año?
— Así es, no será solo en Navidad. Ahora pasará a ser la “Programación Continua” de la Fundación. No habrá actividades todos los fines de semana pero sí habrá conciertos a lo largo de todo el año, es una manera de estar más presentes. La Fundación, ahora es como el río Guadiana, va y viene con sus Festivales y, la idea es que con este Ciclo, tendremos una presencia más continua. Con esta novedad se observará que habrá mucha “Pedagogía de la Música” como conciertos para niños. Este nuevo Ciclo acercará al gran público a la Música Clásica, motivo por el que lo trabajaremos a lo largo de todo el año, esa es la filosofía, ayudar a fomentar este tipo de música, ayudar a abrir nuevos espacios a nuevos públicos para que luego, en un momento dado, puedan disfrutar del Festival en verano, cuando llegan a Segovia grandísimos artistas.

— ¿El cambio se extenderá a otros ciclos?
— Sobre todo es este, “921 Distrito Musical”. Cuando entré en la Fundación, en mi proyecto, el que se aprobó para llevar a cabo en la Fundación en los próximos años, se planteaba esto. Los otros ciclos se iban a mantener pero, en cuanto al “Ciclo de Música en los Barrios”, yo apostaba por un cambio, una apertura del ciclo a nuevos públicos aprovechando que está ligado a los barrios pero, sacándolo de las iglesias y ligándolo con todo el barrio en general, a los pueblos. No hay otro ciclo que vaya a cambiar tanto como este.

— ¿Y el MUSEG?
— Este Festival, ahí va. Ya está todo prácticamente cerrado. Del MUSEG se cambió el nombre, se cambió el logotipo, se cambió la imagen pero, aunque cambie algo la programación porque es otra programadora, con otros gustos y otras ideas, la que está realizando el programa, lo más importante que ha cambiado es que ahora estará ligado a una visión transformadora del arte y cada año dedicaremos el MUSEG a un objetivo de desarrollo sostenible.

Igual que el pasado verano se dedicó a la Igualdad de Género, aprovechando la sinergia que se ha creado durante los últimos meses en torno a este tema… Este próximo verano lo dedicaremos al objetivo “Paz, Justicia e Instituciones Sólidas” y, ahí cabe todo lo que tiene que ver con refugiados, crisis migratoria, guerras, niños de la guerra… En definitiva, “Paz y Justicia”, uno de los problemas más antiguos de la humanidad y del planeta.

— Por lo tanto ¿Este año 2019 habrá muchas transformaciones? Ya en verano lo adelantabas pero, ahora es cuando se formalizan.
— Sí, a partir de este año 2019 se formalizan. El otro cambio, también importante, es que hemos empezado a realizar talleres en colegios que comenzarán en el mes de febrero. Hubo una convocatoria en otoño y se van a realizar talleres con niños en los colegios que respondieron a esa convocatoria. Estos niños y sus profesores, que trabajarán a partir de la obra “El Soldado” de Stravinsky, actuarán en el MUSEG en verano. El concierto infantil del MUSEG de este verano, contará con la participación de niños que, junto a sus profesores, están trabajando en estos talleres. Creo que es la primera vez que la Fundación trabaja con talleres.

— Ha terminado la Navidad y, por lo tanto, se ha cerrado el año ¿Cómo ha sido el 2018? ¿Estás satisfecha del resultado?
— Si, estoy satisfecha y creo que quedan muchas cosas por hacer pero eso es bueno porque hay mucho trabajo por delante, aunque todos los objetivos que me he ido marcando han ido funcionando a todos los niveles. También hay algunos patrocinios nuevos que se van consiguiendo y, eso es lo más difícil… Encontrar nuevos colaboradores y… Se están encontrando.

La Escolanía, con 50 niños está creciendo y está funcionando muy bien. Este año, comienzan sus actuaciones a partir del mes de marzo y terminarán en el mes de junio, tres-cuatro conciertos al mes. Van a actuar en varios pueblos, van a presentarse en Madrid durante la Semana Santa… Van a tener mucha actividad.

Hemos empezado programas con la Concejalía de Cultura, estamos apoyando programas en los que antes no participábamos como las Jornadas de “Música Contemporánea” o el “Concurso María de Pablos”, que es el primer año que se ha hecho y ha estado muy bonito. Además, estamos realizando investigaciones sobre la obra de la pianista y compositora segoviana porque ahora, la Fundación no solo va a realizar investigación sobre el archivo de la Catedral, ahora vamos a estar divididos, también se realizará un estudio completo para recuperar la figura de María de Pablos. De hecho, estamos trabajando ya en las transcripciones de algunas partituras de María de Pablos, con la idea de recabar más datos para realizar su biografía y, además, estamos grabando un documental sobre su figura para que sea más conocida por los segovianos, para que sepan quién fue. Son cosas que, poco a poco, se van realizando.

— El nombre de María de Pablos ha comenzado a sonar de forma muy potente…
— Comenzó en el barrio de Santa Eulalia, cuando se cambió el nombre de una de sus calles como consecuencia de la Ley de Memoria Histórica y se le puso el nombre María de Pablos. Ese mismo año, había sido publicada la biografía de esta mujer realizada por Mariano Gómez de Casso, académico en San Quirce, que la descubrió.

María de Pablos vivió en los primeros años del siglo XX y es una segoviana que comenzó a despuntar en la música, en el Conservatorio Superior de Madrid llegó a tener las más altas calificaciones y, en este conservatorio recibió una beca. Fue la primera mujer becada para estudiar Composición en la Academia de Roma, un hito que llegó a salir en la prensa de la época, a nivel nacional porque, una mujer, compositora, en Roma… Era algo que no había pasado antes.

Para ella, según se cuenta, fue azaroso poder llegar hasta este lugar porque en esa época, en aquellos años, las mujeres no podían andar solas por la calle. Su madre, tuvo que ir los cuatro años que estuvo en Roma con ella a todas partes, no podía vivir dentro de la Academia porque, era solo para hombres… Todo esto la dificultó mucho…

Un tiempo después tuvo una desgracia pues, aproximadamente en el año 1936, más o menos cuando comenzó la Guerra Civil, cayó enferma con un problema mental. La ingresaron en un sanatorio y, hasta el año 90 que murió, estuvo allí. 60 años estuvo ingresada en el Sanatorio Mental. Sus partituras, algunas, se han recuperado recientemente y la investigación está en curso.

Hay familiares de María que viven, por ejemplo sus sobrinas. Ellas vinieron al concierto que se celebró el día 12 de diciembre para celebrar el Centenario de la Sociedad Filarmónica en el que se recuperó un concierto que María dio en el año 1929 del que esta Sociedad tenía guardado el programa. En ese concierto, María de Pablos tocó, como pianista, una buena parte de su música como, su “Cuarteto de Cuerdas” o, el “Quinteto Faunos”. En aquel concierto del año 29, ella era la compositora y la pianista y, en el concierto del 12 de diciembre, se repitió, punto por punto, cada nota que sonó entonces. Por eso estoy muy contenta, se ha interesado la Concejalía, la Sociedad Filarmónica de Segovia, la Fundación Don Juan de Borbón, la familia de María de Pablos…

— ¿Algún otro cambio?
— Sí, antes te he hablado de investigación, de María de Pablos… Pero, también te he comentado que continuaremos investigando en el Archivo de la Catedral. De hecho, este año, esta a investigación se está centrando en “los otros Villancicos de San Frutos”, porque hay muchos. Como Villancico del Santo, conocemos el que lleva cantándose desde hace muchos años pero, cada prefecto que pasaba por la Catedral, al entrar, tenía que escribir su propio villancico y, durante el tiempo que permanecía en el cargo, ese era el villancico que se cantaba. Cuando el prefecto cambiaba, el villancico también. Eso demuestra que hay muchos pero que conocemos solo el último. Este estudio lo está realizando Alicia Lázaro y, esperamos que si todo marcha bien, el próximo año podamos presentar los resultados.

Además, se continuará celebrando el “Día Europeo de la Música”, que es el día 21 de junio, con una jornada en la que podrán participar todos los músicos de Segovia.

— Otro de los puntos fuertes de la programación de la Fundación Don Juan de Borbón siempre ha sido “El Ciclo de Música Sacra” durante la Semana Santa…

— Sí, la XXXVII Semana de Música Sacra, se presentará a finales del mes de febrero y, se desarrollará a finales de marzo y principios de abril… También, todo está prácticamente preparado

Desde que la Fundación Don Juan de Borbón se creó en el año 1996, ha sido una parte importante en la canalización de la cultura, con mayúsculas, en Segovia. Tras la magnífica labor de su anterior directora, Teresa Tardío, es ahora Noelia Gómez González, quien marca el camino a seguir. Solo falta comprobar el resultado de los cambios, esos que siempre abren periodos de incertidumbre pero que sin ellos, es difícil, por no decir imposible, evolucionar.