Foto del grupo de los colaboradores distinguidos este año por la Hermandad de Donantes de Sangre. / NEREA LLORENTE
Publicidad

La Hermandad de Donantes de Sangre de Segovia reactiva el reto ‘Objetivo 7.000’ para estimular la participación de los ciudadanos en el mantenimiento de la medicina transfusional que permite salvar vidas a diario gracias al altruismo y la generosidad de héroes anónimos. No se trata de un reto competitivo sino de una llamada a la responsabilidad colectiva de los segovianos para que refuercen su solidaridad y así contrarrestar los efectos de los movimientos demográficos. Y es que un año más, en 2018, la pérdida de población y el proceso de envejecimiento que sufre la provincia han hecho mella en la captación de portadores del combustible que alimenta los quirófanos, los hospitales de día, los servicios de urgencias, las unidades de cuidados intensivos y paritorios.

El reto propuesto “no es otro que obtener en nuestra provincia de Segovia un total de 7.000 donaciones en el presente año de 2019 y siguientes”, explicó ayer el secretario general de la Hermandad, Ángel Román Fresnillo, en la celebración de la Asamblea General Ordinaria de esta asociación que cuenta con 44 años de trayectoria. Y el reto se puede alcanzar porque los segovianos ya han roto ese techo en varias ocasiones. En 2011 se llegó a las 7.315 donaciones; en 2012 se recibieron 7.209 y en 2013, 7.096.

Desde entonces los cómputos anuales han ido bajando hasta quedarse el pasado año en 6.449 entregas, la cifra más baja de la última década, que arroja una disminución porcentual de un 3,04 por ciento respecto a los resultados de 2017. La tasa de donación por cada 1.000 habitantes también ha bajado hasta 42,04 pero sigue estando por encima de la media nacional, que es 36,07 según los datos de la Federación Española de Donantes de Sangre.

La memoria de actividad de 2018 también refleja movimientos muy elogiables como la incorporación de 725 nuevos donantes, “la mayoría jóvenes”, remarcó ante la asamblea Ángel Román Fresnillo. Hace cinco años que no se consigue conquistar una entrada superior de personas que por primera vez dan sangre y de esta forma ayudan a que los hospitales puedan atender a los pacientes que necesitan este bien vital para recuperar la salud, señala el presidente de la Hermandad, Mariano de Frutos.

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, en un mensaje remitido a la Hermandad de Donantes de Sangre de Segovia, con motivo de su trigésimo octava Asamblea General Ordinaria asegura que “la donación voluntaria y desinteresada, basada en la educación ciudadana, es un pilar básico de la actual medicina transfusional”. “Gracias a la transfusión es posible salvar vidas diariamente, pero esto sucede si hay personas con buena salud dispuestas a donar, una realidad representada en vuestras asociaciones locales”, señala en su carta la ministra, remarcado que en Castilla y León cerca 26.000 enfermos han podido recibir su terapia gracias al trabajo encadenado de instituciones y voluntarios.

Asamblea

El balance de actividad de la Hermandad de Donantes de Sangre de Segovia fue presentado en la Asamblea General celebrada en el Aula de San Quirce donde se reiteraron mensajes de agradecimiento a los 102 delegados que desde distintos puntos de la capital y la provincial colaboran en el desarrollo de las colectas, así como a los donantes anónimos que con su generosidad mantienen los bancos de sangre.

La fidelidad fue ayer premiada con la entrega de distinciones especiales ‘Donante del Año’ a Mariano García García, y ‘Donante de sangre provincial’ a Heliodoro de Pablos Rubio, de Navas de Oro. La Hermandad ha premiado también a personas e instituciones que ayudan con discreción, amabilidad, generosidad, tenacidad y eficacia a alargar una cadena de favores que beneficia a toda la sociedad.
Este año, la Gran Cruz de la Donación ha sido entregada a Pedro Muñoz Asenjo. La lista de galardonados con la medalla de Oro de la Hermandad está formada por la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce de Segovia; Gestoría Moro; Avanza; David López Prieto; Araceli Fernández Martín; Gabriel Gómez Pintos; Verónica González Pascual; Piedad Maroto Roldán; María Jesús Paniagua López; y Juan Carlos Suárez-Quiñones y Fernández.