Padre-Claret
Glorieta de Dionisio Duque, desde donde parte el tramo cuyo firme será renovado. / Kamarero
Publicidad

La Mesa de Contratación del Ayuntamiento de Segovia está a pleno rendimiento estas últimas semanas del año para adjudicar las obras a financiar con remanentes de Tesorería del ejercicio 2017, entre ellas las de renovación del firme en el tramo de la avenida de Padre Claret comprendido entre la rotonda de Dionisio Duque (conocida popularmente como de los bomberos) y el acceso a la calle del Soldado Español. La empresa que ha obtenido mejor puntuación, y por lo tanto es previsible que se haga con el contrato, es Viales Padasilma, la misma que ejecuta las obras de urbanización integral en la calle de San Juan.

La oferta económica de Viales Padasilma asciende a 91.819 euros (IVA incluido) y rebaja en 12.462 euros el presupuesto base de licitación, que ascendía a 104.281,42 euros. Se trata de la más ventajosa entre las ocho presentadas por otras tantas constructoras.

El proyecto encargado por la Concejalía de Obras justifica la intervención en este tramo de Padre Claret por los muchos problemas que se han producido desde la construcción del aparcamiento subterráneo “debido a la falta de estabilidad del firme” e indica que “aunque se ha procedido a su reparación, esta no consigue mantener la geometría, dando lugar a hundimientos, pérdida de regularidad y, en consecuencia, una rodadura tremendamente incómoda”.

Como solución se ha optado por la sustitución de los actuales elementos que forman el firme por losa de hormigón armado ligeramente y conectada a una losa de apoyo de quince centímetros de espesor medio. La capa superior será de asfalto de seis centímetros de espesor.

El plazo de ejecución es de cinco semanas, pero, como será necesario desviar el tráfico por la calle Soldado Español, los trabajos se harán por fases y teniendo en cuenta los tiempos necesarios para el endurecimiento del hormigón, por lo que está previsto que finalmente pueda alargarse hasta las siete semanas.

La alcaldesa, Clara Luquero, ya comentó en su momento que se trata de “una intervención muy necesaria” que se ha dividido en dos fases. En esta primera se procederá a retirar el adoquín y más adelante se acometerá un segundo proyecto en la zona de adoquinado, la más próxima a la plaza de la Artillería y, por lo tanto, al Acueducto.

Explicó en este sentido que se ha seguido “el mismo criterio que en Vía Roma: hasta la curva asfaltado y, cuando ya se divisa el monumento, el adoquín, por protección al entorno monumental”, tal y como marca la Comisión de Patrimonio Cultural.

Luquero hizo estas declaraciones el pasado mes de agosto, cuando se aprobó la declaración de la inversión como financieramente sostenible. En ese momento indicó que la adjudicación se realizaría en un plazo de unos dos meses, aunque ya advirtió de que podía alargarse algo más.

Admitió entonces la regidora segoviana que el servicio municipal de Contratación estaba saturado, motivo por el cual se reforzó con un técnico más, y señaló a la nueva Ley de Contratos como causa de una mayor ralentización por un exceso de burocratización.

Otro contrato

Viales Padasilma tiene también muchas papeletas para hacerse con otro contrato del Ayuntamiento de Segovia, el de las obras de renovación de la red de saneamiento en el tramo del paseo de Ezequiel González comprendido entre la glorieta de Sancti Spiritu y la glorieta de la comisaría de Policía Nacional. En este caso, entre las nueve ofertas presentadas al procedimiento abierto por el consistorio segoviano, la suya es también la más ventajosa pero ha sido calificada como “anormalmente baja” por lo que se ha requerido a esta empresa para que justifique la valoración que ha hecho de los trabajos a ejecutar.

El presupuesto de licitación de esta actuación asciende a 121.104,88 euros (con IVA) pero Viales Padasilma lo ha rebajado hasta la cifra de 83.938 euros (también con impuesto incluido).