09-1kama-concentracion-ecologistas-guadarrama_KAM2857
Los participantes en la marcha llegaron al Azoguejo, donde exhibieron carteles y pancartas reivindicativas de esta acción. / KAMARERO
Publicidad

La Ecomarcha de Ecologistas en Acción realizó ayer su entrada en Segovia en una de las primeras etapas de esta iniciativa en la que participan cerca de 120 ciclistas, en la que reclamó una mayor protección para la Sierra de Guadarrama, “ante la amenaza que supone la próxima aprobación del Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional (PRUG)”.

Desde el Puerto de Navacerrada, al cual accedieron por la vertiente madrileña, la comitiva ciclista quiso hacer un llamamiento sobre los riesgos que comporta el actual PRUG del parque nacional, que en su opinión supone “un retroceso” en la protección de la Sierra de Guadarrama, al “permitir” y “fomentar” actividades “ajenas a la conservación” y “contrarias a la normativa actualmente existente”.

La marcha ciclista realizó el paso por el Parque Nacional en dirección a Segovia por la carretera M-601, para no utilizar pistas que atraviesan el espacio protegido y no contribuir a su alteración ambiental y a su masificación.

A juicio de esta plataforma, la protección y la conservación de la Sierra “está seriamente amenazada desde que se creó el Parque Nacional”. La declaración de este espacio protegido está más dirigida a fomentar “una marca turística y a la atracción de millones de visitantes anuales, que a la conservación”.

Este espacio protegido se ha convertido en un “inmenso polideportivo a cielo abierto”, en el que durante los meses de junio a septiembre “se celebran entre 30-40 pruebas deportivas”, muchas de ellas, según Ecologistas en Acción, “afectando a los lugares más frágiles de la Sierra”.

Para esta asociación, el PRUG propicia actividades “que son incompatibles en un Parque Nacional, como puedan ser hostelería, actividades militares, pruebas deportivas multitudinarias”. Además, supone una herramienta “inútil” para regular muchos de los usos que se realizan en la Sierra, “por la ambigüedad y falta de concreción en la regulación”.

La marcha llegó a Segovia capital a las ocho de la tarde, donde desde el Azoguejo dieron lectura al manifiesto en el que bajo el lema “No a la mina, si a la vida”, denuncian a lo largo de este periplo ciclista que concluirá en Ciudad Rodrigo (Salamanca) el próximo 28 de julio el auge de los proyectos mineros que amenazan a la región con graves impactos medioambientales en zonas especialmente sensibles.

En la etapa de hoy, los participantes recorrerán la distancia que une Segovia y El Espinar realizando paradas en La Losa para denunciar el “expolio” del agua por parte de la embotelladora Bezoya y Los Angeles de San Rafael para poner de manifiesto los abusos urbanísticos cometidos en esta zona.