En abril, junio, septiembre y diciembre del año pasado se efectuaron pagos anticipados a cada entidad.
En abril, junio, septiembre y diciembre del año pasado se efectuaron pagos anticipados a cada entidad. / El Adelantado
Publicidad

La Diputación Provincial de Segovia ha aprobado el pago de 8,3 millones de euros a los ayuntamientos y demás entes locales de la provincia en concepto del cobro de tributos que éstos tienen cedidos a la Institución y referidos a la liquidación del año 2018.

Durante el pasado año, la Institución Provincial recaudó casi 50 millones de euros (49,5 millones de euros). A lo largo de 2018 la Institución realizó pagos estimativos a cuenta de cada uno de los tributos que recauda y, una vez cerrado el ejercicio, se practica la liquidación definitiva que corresponde percibir a cada una de las entidades.

De esta forma se han efectuado pagos anticipados en abril, junio, septiembre y diciembre del pasado año, y ahora, en el mes de marzo, se realiza la liquidación definitiva, ajustando la recaudación realizada para cada entidad.

Respecto al año 2017, se ha experimentado un incremento en el saldo íntegro recaudado para los ayuntamientos y demás entidades locales de la provincia de casi 1,7 millones de euros, lo que representa un 3,42% de aumento respecto a los ingresos brutos obtenidos en el ejercicio anterior. La recaudación fue de 47,8 millones en el año 2017, y de 49,5 millones en el ejercicio del año 2018.

Cabe destacar también que en lo que se refiere al propio ejercicio, no al acumulado, el porcentaje de recaudación en periodo voluntario del ejercicio 2018 de los distintos tributos puestos al cobro, alcanzó el 90,39%.

Los Servicios Tributarios, del Área de Administración y Personal de la Diputación Provincial de Segovia, están llevando a cabo un nuevo sistema de anticipos a cuenta de la recaudación de tributos para los ayuntamientos en este ejercicio 2018.

Se mantienen los cuatro anticipos ordinarios en los meses de abril, junio, septiembre y diciembre, equivalentes, cada uno de ellos, a la cuarta parte del 90% de la recaudación neta alcanzada en el ejercicio anterior. Esto supone un incremento del 10% en la cuantía que se anticipaba hasta ahora a los ayuntamientos, ya que hasta el momento se efectuaban en estos cuatro anticipos una cuantía equivalente al 80% de la recaudación.

Gracias a este nuevo sistema las entidades locales cuentan con una mayor certeza y seguridad a la hora de realizar sus cuentas, pues sabiendo lo que cobran en abril, ya saben los ingresos, que a este respecto, tendrán en junio, septiembre y diciembre.